La policía de Cataluña informó que sus agentes mataron a Younes Abouyaaqoub, el joven marroquí de 22 años sospechado de ser quien conducía la camioneta que el jueves pasado atropelló a decenas de personas y asesinó a 14 de ellas en Barcelona.

Abouyaaqoub fue abatido en un operativo de seguridad en una ruta de Subirats, un municipio de la comarca de la región del Alto Penedes, al oeste de Barcelona, informó la policía local en Twitter.

Luego, el jefe de la Policía de Cataluña, Josep Lluis Trapero, confirmó en conferencia de prensa que el imán -religioso musulmán- Abdelbaki Es Satty, uno de los hombres buscados en relación a los atentados y señalado por los medios españoles como el posible cerebro de la célula islamista, murió en la explosión de una casa en Alcanar, al sudoeste de Barcelona, de la noche previa a los ataques, el de La Rambla y el ocurrido horas después en Cambrils.

Trapero reiteró que la célula islamista que planeó y cometió los dos atentados que dejaron 15 muertos en la región española el jueves pasado “está desarticulada” ya que de sus 12 miembros, “cuatro están detenidos y ocho muertos”, según una conferencia de prensa que compartió con las máximas autoridades regionales y de Barcelona.