¿Qué es el poder? La capacidad de hacer y, si es necesario, de no tener obstáculos. El poder es en este sentido un estado de la soberanía del pueblo. Es el atributo, así como el medio. La soberanía sólo se logra con el poder sin obstáculos. Y no hay soberanía que no sea un acto de poder sobre el orden de las cosas en el que tiene lugar. Estos principios no son tan abstractos como parecen. Proclaman lo que la experiencia demuestra: la soberanía del pueblo es una cuestión de equilibrio de poder. Nunca se otorga, nunca se concede. Los poderosos nunca se resignan a ello. La lucha por la soberanía del pueblo consiste en conquistar y luego mantener su poder. Este es, además, el objeto inicial de la Revolución Ciudadana a la cual me consagro. Sólo triunfará adquiriendo los medios de poder del pueblo que le permitan superar los obstáculos que la mantienen fuera del poder en su historia.


Si salimos victoriosos en las urnas en 2022, el curso de acción de nuestro gobierno podría describirse como un programa de soberanía ampliada. Funcionaría para extender el poder del pueblo a las zonas de las que actualmente está excluido y para eliminar la dominación que lo limita en todas partes. Repito: la soberanía popular se refiere aquí a la capacidad del pueblo de disponer libremente de todo lo que concierne a su vida colectiva.


Capacidad de actuar

Para lograrlo, estos medios deben, por lo tanto, corresponder a la voluntad del pueblo. Quienes, como yo, han observado a los gobiernos de la ola democrática en América Latina para aprender de ellos, saben que el déficit de poder fue el principal obstáculo a superar.

Así que vamos a pasar a los aspectos concretos que nuestras concepciones implican. Afirmamos que los mejores programas están condenados a seguir siendo una lista de deseos sin las capacidades disponibles para lograrlos. Esas capacidades son la disponibilidad popular, el carácter colectivo de la adopción de decisiones, el nivel de educación y calificación, el capital industrial acumulado, la calidad de los servicios públicos, la solidez del Estado, sus capacidades de financiación o la seguridad del territorio. Es imposible ignorar estos elementos. ¿Cuántos gobiernos de transformación social en los países que los imperialismos habían mantenido en una forma de subdesarrollo tuvieron que hacer concesiones porque tropezaron ante la dificultad de reunir los medios para llevar a cabo una decisión?

Francia está en una situación muy diferente. Somos la sexta potencia económica del mundo. Nuestro nivel de educación es muy alto. Los obreros, técnicos e ingenieros franceses tienen calificaciones de vanguardia, resultado de una extraordinaria acumulación de trabajo humano. El Estado es antiguo y bien establecido. Sabe cómo recaudar los impuestos y hacer cumplir la ley. Su marco y su red geográfica permiten prever numerosas políticas de lucha contra la pobreza o de relocalización de las actividades económicas y agrícolas. Sin embargo, también debemos ser conscientes de la merma del poderío francés. Ha sido desmantelado ladrillo por ladrillo por el neoliberalismo durante al menos 20 años. Los recortes en los servicios públicos, el libre comercio, la desindustrialización y la competencia entre las empresas nacionales han socavado gravemente nuestras capacidades en muchas áreas. Esta creciente impotencia se ha cristalizado en el colapso de la salud. Para luchar contra la epidemia, las autoridades han recurrido a soluciones arcaicas basadas en la privación de libertades. La primera razón de tal debacle fue la política de recortes presupuestarios que el hospital público sufrió durante años. Durante esta crisis, descubrimos también que ahora dependemos principalmente de las importaciones asiáticas para el 80% de nuestros medicamentos. Pasaron semanas y semanas antes de que tuviéramos suficientes mascarillas, porque nuestra industria textil había desaparecido, en parte, como resultado de las relocalizaciones, y porque el gobierno liberal estaba requisando lo que quedaba de ella. La lista podría extenderse indefinidamente. Si llegamos a la cima del poder, tendremos que asumir la responsabilidad de reconstruir un cierto poder en el sector de la salud, a través del sector público de los medicamentos, del fin del libre comercio de productos esenciales y de las inversiones masivas en hospitales. Sin eso, ninguno de nuestros objetivos de salud pública será posible.


Potencia industrial y bifurcación ecológica

Los parlamentarios inconformes han sintetizado todas estas demandas en la demanda central de un retorno a la planificación. El fracaso del sistema de la mano invisible del mercado y del equilibrio espontáneo basado únicamente en la señal del precio, es evidente. Ha llevado a la destrucción de las fuerzas productivas y a la impotencia para satisfacer las necesidades sociales. La planificación tiene como objetivo devolver los campos de producción, intercambio y consumo al redil democrático. Confía a la deliberación la coordinación entre las fuerzas que contribuyen a la producción y la distribución y la anticipación del futuro según los objetivos establecidos. Puede verse como una apropiación colectiva del tiempo. La planificación es, por lo tanto, el instrumento natural de la bifurcación ecológica, ya que se trata precisamente de la viabilidad del futuro. Pero no es nada si no puede apoyarse en una industria fuerte, en una infraestructura y en habilidades. Estos son los elementos que nos hacen poderosos o impotentes. Por ejemplo, en las principales obras que se van a construir, está el sector del agua. El cambio climático modifica e interrumpe el ciclo del agua. Pero es consustancial a la existencia misma de las sociedades humanas. Por lo tanto, debe ser el centro de nuestra atención. Una de las tareas es, por ejemplo, renovar completamente nuestra red de tuberías. Actualmente, un litro de cada cinco se pierde. Pero, por supuesto, para poder reemplazar los tubos, primero hay que fabricarlos. En Pont-à-Mousson, en Francia, tenemos una de las mejores fábricas del mundo para esto. El industrial que lo posee está tratando de venderlo. Los chinos y un fondo de pensiones americano están ya en fila de espera. ¿Es nacionalismo rechazar este traspaso bajo control extranjero, un preludio de la relocalización? No, porque la conservación de esta potencia industrial es la condición previa para la planificación ecológica. Así como la venta de la rama de energía de Alstom a la empresa norteamericana General Electric fue una catástrofe, no sólo desde el punto de vista del capitalismo francés, sino sobre todo desde el punto de vista de los grandes desafíos en el interés general de nuestro pueblo.


La libertad de actuar por el bien común

La noción de poder tiene mucho que ver con la noción de independencia. Soy un independentista francés convencido. No por nostalgia chovinista, sino porque quiero que se respeten las decisiones democráticas del pueblo francés. En primer lugar, esto significa eliminar cualquier amenaza externa que limite sus decisiones o impida que se transformen en acciones concretas. La independencia no es, de hecho, nada más que nuestra libertad. Sigue siendo tanto una condición de poder como un atributo de este. Por eso, en mi opinión, las cuestiones de defensa también son centrales. Nuestra autonomía en materia militar, es decir, nuestra capacidad de defender la integridad de nuestro territorio por nuestra cuenta es una condición esencial para una democracia efectiva. Esto implica una ruptura con la Alianza Atlántica pero también una industria nacional que sea distinta de los complejos americanos o de otros estados. Este deseo de independencia no debe confundirse con el belicismo o el nacionalismo. La libertad de los franceses también puede ser la de actuar por el bien común. En el mar, en el espacio, en el mundo digital, Francia puede ser la voz del derecho civilizador contra la competencia bélica. Puede defender la no explotación de las profundidades marinas o del espacio, concebir los grandes ecosistemas oceánicos o forestales como bienes comunes de la Humanidad o provocar la retirada de las prácticas del capitalismo de vigilancia en las redes digitales. Puede hacerlo gracias a su poder.

Hoy en día, el poder es un objetivo político. Está confiscado porque el poder popular también está confiscado. No se restaurará sin una profunda alteración de las prioridades políticas del país y la reconstrucción de instituciones capaces de rehacer la soberanía popular. Este es el objeto de las revoluciones ciudadanas que están sacudiendo nuestros tiempos. Ayudar a conseguirlo en Francia ha sido el hilo conductor de mi lucha política durante más de 10 años. Una vez más, es el horizonte que estoy fijando para las elecciones presidenciales de 2022. ¿Pero qué significa realmente la expresión “Revolución Ciudadana”? No se trata de revivir un folclore romántico que señalaría un radicalismo superficial. Tampoco busca enlazar opuestos para disminuir la carga simbólica de una palabra en algunas mentes. Ella ofrece tanto el contenido de nuestra política como sus medios. Es una “revolución”, ya que su programa cambia la naturaleza de la propiedad al plantear la lógica de los bienes comunes y la del poder en el ágora ciudadana y en la empresa. Se llama “ciudadana” porque se hace democráticamente a través de un proceso constituyente. La soberanía popular, el otro nombre de la democracia, es tanto el objetivo como el medio de la revolución ciudadana. Su proyecto político está dirigido a generar su potencia efectiva: la armonía entre los seres humanos y con la naturaleza, es decir, la filosofía general propuesta por su programa: “El Futuro en Común”.