Al menos 35 personas murieron en las protestas iniciadas la semana pasada en varias ciudades de Irán a raíz de la muerte de una joven detenida por la policía de la moral por “uso inapropiado” del velo islámico. Los manifestantes tomaron las calles de las principales ciudades de la república islámica para repudiar la muerte de Mahsa Amini bajo custodia policial.

La joven, de 22 años, falleció el viernes pasado en un hospital de Teherán al que había ingresado tres días antes en coma tras colapsar en una comisaría a la que fue conducida por llevar mal puesto el velo, obligatorio para las mujeres en el país a partir de los siete años.

Las protestas se extendieron durante la semana a 15 ciudades de Irán, entre ellas la capital, Teherán, la nororiental Mashhad, la noroccidental Tabriz, además de Rasht en el norte, Isfahan en el centro y Shiraz en el sur.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según denuncian activistas, recibió un golpe en la cabeza estando detenida, mientras que la Policía afirma que falleció por «un problema cardíaco», una versión rechazada por la familia de la joven.

El presidente de Irán, el conservador Ebrahim Raisi, a su paso por Nueva York para asistir a la Asamblea General de la ONU, dijo que las protestas son algo «normal» y que en el país hay libertad. También respaldó la versión de la policía, aunque aseguró que se había ordenado una investigación para determinar cómo se sucedieron los hechos.

«Si hay una parte culpable, ciertamente debe investigarse. Me comuniqué con la familia de la fallecida apenas pude y les aseguré personalmente que continuaremos investigando el incidente con firmeza», señaló Raisi en conferencia de prensa.

Las personas manifestantes, muchas de ellas mujeres, afirman que Amini murió bajo la custodia de la policía moral. La Casa Blanca adhirió a las protestas y el presidente Joe Biden dio este miércoles su apoyo en la ONU a las «mujeres valientes» de Irán. Raisi acusó a Occidente de «doble rasero», recordando los asesinatos a manos de la policía en Estados Unidos y citando estadísticas sobre las muertes de mujeres en Gran Bretaña.   «