Sábado 16 de noviembre, tarde-noche en un hotel de la ciudad de Shiraz, antigua capital del imperio Persa en el periodo de la dinastía Zand, en la ultima mitad del siglo XVIII, hoy base de una numerosa capa media acomodada y uno de los epicentros de disturbios que se registran en Irán.

En un principio parecía una falla en la red de Internet, o tal vez una insuficiencia del servicio del hotel. Pronto se supo el motivo. El gobierno de los Ayatolá había cortado el servicio de Internet y la comunicación por las redes sociales en todo el país, que así permaneció por seis días.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El gobierno tomaba la iniciativa suspendiendo el servicio y cortaba asi la posibilidad de la continuidad del llamado “Operativo enjambre”, un sistema centralizado que opera, a través de las redes sociales, movilizando grupo de personas y actuando simultáneamente en varios lugares de distintas ciudades provocando destrozos, confusión, violencia y caos con el objetivo de desestabilizar al gobierno central.

Una semana previa al estallido se rumoreaba el aumento de combustibles. El gobierno no lo negaba tampoco lo  afirmaba. El día 15 se concretó la medida. El combustible, que si bien es muy barato, subió un 50% y pasaba de 10000 riales el litro a 15000 (aproximadamente 15 centavos de dólar). Con una pequeña licencia por la cual los primeros 60 litros mensuales se podrían conseguir con solo un 15 % de incremento. El gobierno buscaba reducir el consumo de combustible: Las sanciones habían logrado paralizar varias destilerías por falta de insumos importados.

Si bien el nuevo valor no era tan significativo en términos nominales, esta medida se viene a sumar a un marcado descenso del nivel de vida ocasionado por las sanciones que recrudecieron después de mayo de 2018, cuando el gobierno de Donad Trump se retira del PAIC (Plan de Acción Integral Conjunta) más conocido como el 5 + 1, entre los cinco países del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania, que establece una reducción en el porcentaje (debajo del 5%) en el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de sanciones económicas.

Era impensable que el pueblo indignado en pocas horas incendiara aproximadamente 700 bancos, 70 gasolineras y 140 edificios públicos. Evidentemente otros actores se hacían presentes y hacían recordar acciones similares en Ucrania y Libia, sin ir más lejos.

El objetivo de las duras sanciones y el bloqueo económico es enfrentar al pueblo y las autoridades.

El gobierno teocrático enfrenta serias dificultades producto del esfuerzo realizado en apoyar distintas fuerzas y gobiernos regionales amigos y sobre todo por las durísimas sanciones desplegadas por las transnacionales, el capital financiero internacional y el estado norteamericano.

La política iraní molesta a occidente. En primer lugar porque a partir del triunfo revolucionario del 12 de febrero de 1979 la presencia de la Republica Islámica de Irán (RII) cambió la relación de fuerzas en el Medio Oriente. EE UU y los países europeos perdían un aliado central con la caida de la dinastía Palheví.

Ademas la RII salió airosa de la guerra a que fue llevada por occidente armando a Sadam Husein e instándolo a invadir territorio iraní (1980/1988). También fue principal protagonista en la creación de Hezbollah en Líbano, colabora con las milicias chiítas en Irak, con los Hazaras chiítas en Afganistan, con los Uties en Yemen y fue un factor determinante en evitar la caida de Al Asaad en Siria y en la derrota del Isis, principal creación de occidente para generalizar la politica del caos de Rumsfeld y Cebrowski (ex secretario de estado y principal colaborador respectivamente en el gobierno de George W Bush)).

Es decir que occidente tiene enconos suficientes con la patria de Darío como para “trabajar” por el cambio de gobierno.

Algunas conclusiones

  • 1) Para comprender la realidad iraní y su influencia

regional y global es necesario recorrer la historia de Medio Oriente, sus corrientes principales, alianzas, dinámica interna e injerencias extranjeras.

  • 2) La RII es un actor principal en la region que molesta a la politica norteamericana y la expansión del estado sionista.
  • 3) La RII ha logrado, por caminos que a los agnósticos puede molestar, una cohesión interna basado en su identidad milenaria y el Islam chiíta que le permite sostenerse y tener la iniciativa en la region apoyada en su experimentada diplomacia y enfrentar el intento hegemónico de occidente.
  • 4) La dirección del gobierno teocrático enfrenta un serio desafio y contradicción: continuar gobernado el pais bajo pautas religiosas en una sociedad muy joven que avanza hacia la modernización conquistando derechos en medio de crueles sanciones, restricciones y aislamiento.

La RII esta en una transformación dentro de la transición global. Ha encontrado un camino original para alcanzar una unidad interna que le permite evitar grietas importantes. La RII cuenta con un formidable activo; una sólida identidad nacional forjada a través de 2500 años de existencia.

Lo que esta en juego en tierra Persa es enorme pero no deja de ser una mas de las disputas globales, merece una observación permanente para sacar experiencia sobre como pararse ante la agresividad desplegada por los poderes concentrados.

La experiencia de la RII puede ofrecer dudas y hasta rechazo en algunos aspectos, según la cosmovisión predominante en esta parte del planeta, pero exige estudio, análisis, comprensión  y respeto.

Con sus particularidades ha logrado hasta hoy mantener un grado de independencia y soberanía que es reconocido por unos y odiado por otros.