Un primer buque cargado de cereales partió este lunes del puerto ucraniano de Odesa tras un acuerdo con Ucrania y Rusia mediado por la ONU y por Turquía que se espera libere grandes cantidades de granos a los mercados mundiales y alivie una crisis alimentaria e inflacionaria internacional. El barco ‘Razoni’ salió de Odesa, sobre el mar Negro, en horas de la madrugada con destino al Líbano, donde llegará luego de ser inspeccionado mañana en Estambul en cumplimiento del acuerdo firmado el mes pasado en esa ciudad turca por la cual debe pasar en su camino hacia el mar Mediterráneo, dijo el Ministerio de Defensa de Turquía.

La ONU dijo en un comunicado que el navío, con bandera del país africano de Sierra Leona, transportaba 26.000 toneladas de cereales. El Gobierno ucraniano del presidente Volodimir Zelenski dijo que la reanudación de las exportaciones era «un alivio para el mundo», mientras que el vocero del presidente ruso, Vladimir Putin, la calificó de «muy positiva».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Cinco meses después de que Rusia invadiera Ucrania, el ministro de Infraestructura ucraniano, Oleksandr Kubrakov, que firmó el acuerdo de Estambul en nombre de su país, tuiteó un video del barco haciendo sonar su sirena al navegar mar adentro. «El primer barco con granos desde que comenzó la agresión rusa ha salido del puerto», escribió Kubrakov en Twitter. «Gracias al apoyo de todos nuestros países asociados y a la ONU fuimos capaces de implementar de manera plena el Acuerdo firmado en Estambul. Es importante para nosotros ser uno de los garantes de la seguridad alimentaria» mundial, agregó.

El secretario general de la ONU, António Guterres, saludó «calurosamente» la salida del barco desde Odesa, en el sur de Ucrania, dijo un vocero en un comunicado. Guterres «espera que este sea el primero de muchos buques comerciales que se desplacen en conformidad con el acuerdo firmado, y que aporte la indispensable estabilidad y asistencia a la seguridad alimentaria mundial, especialmente en los contextos humanitarios más frágiles», dijo la nota.

Firmado el 22 de julio entre representantes de Rusia, Ucrania, Turquía y Naciones Unidas, el pacto permite reanudar las exportaciones ucranianas, que estaban bloqueadas por la guerra, bajo supervisión internacional. Un acuerdo parecido firmado en el mismo momento garantiza también a Moscú la exportación de sus productos agrícolas y fertilizantes, a pesar de las sanciones occidentales. La ONU y Turquía han dicho que estos dos acuerdos deben permitir aliviar la crisis alimentaria mundial, a raíz de la disparada de los precios tras el bloqueo de los puertos ucranianos desde el inicio del conflicto con Rusia.

En Moscú, el vocero del Kremlin y de Putin dijo que la salida del buque era «muy positiva, una buena oportunidad para probar la eficacia» del acuerdo de Estambul. «Esperamos que los acuerdos sean aplicados por todas las partes y que los mecanismos funcionen eficazmente», agregó Dmitri Peskov. La salida del buque coincide con fuertes combates en Ucrania.