Los mandatarios de Rusia y Ucrania saludaron a Emmanuel Macron tras ser reelegido como presidente de Francia en las elecciones celebradas este domingo. El ucraniano Volodimir Zelenski lo hizo a través de su cuenta en Twitter, en el que consideró al líder reelecto como “amigo” de su país. «¡Felicito a Emmanuel Macron, verdadero amigo de Ucrania, por su reelección!», tuiteó Zelenski, quien le deseó a su homólogo «nuevos éxitos en beneficio del pueblo francés», según reprodujo la agencia de noticias rusa Sputnik. «Valoro su apoyo y estoy convencido de que juntos nos estamos avanzando hacia nuevas victorias comunes. ¡Hacia una Europa fuerte y unida!», afirmó.

Por su parte, el mandatario ruso Vladimir Putin también felicitó a Macron por su reelección y le deseó «éxito» en su nuevo mandato, a pesar de las fuertes tensiones vinculadas con la guerra con Ucrania, según el Kremlin. «Le deseo con sinceridad éxito en su acción pública, así como una buena salud», dijo Putin en un telegrama enviado a Macron, de acuerdo con un comunicado del Kremlin citado por la agencia de noticias AFP.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Zelenski reconoce en Macron a un líder europeo en el que dice confiar en que apoyará en todo lo necesario a Ucrania en la guerra que enfrente al país con Rusia, que esta semana entró en su tercer mes. Sin embargo, el francés, en su carácter de presidente pro témpore de la Unión Europea este semestre, ha hablado varias veces con el líder ruso, Vladimir Putin, intentando frenar el conflicto bélico.

Al mismo tiempo, durante la campaña electoral en Francia Macron atacó a su rival, la candidata de ultraderecha Marine Le Pen, quien en el pasado había dicho que quería desarrollar las relaciones con Moscú y cuyo partido pidió un préstamo de 9 millones de euros (9,7 millones de dólares) en 2017 a un banco ruso. El ahora reelegido presidente había acusado a su rival de complacencia con el Kremlin, embarcado desde hace dos meses en una guerra contra Ucrania que le significa una fuerte crisis económica y financiera causada por sanciones aplicadas por occidente.

Las relaciones entre Francia y Rusia son muy tensas desde que el 24 de febrero comenzó la ofensiva militar, pues Francia ostenta este semestre la presidencia pro tempore de la Unión Europea. A pesar de esta crisis, Macron ha conversado varias veces con Putin antes y después de que estallara el conflicto para buscar, infructuosamente, una solución.

Francia, junto con Alemania, Rusia y Ucrania fue firmante de los acuerdos de paz de Minsk de 2014 y 2015, que intentaron frenar los enfrentamientos entre el gobierno de Kiev y las provincias separatistas prorrusas de la región esteña del Donbass, y que fracasaron en primer término porque el gobierno de Ucrania incumplió con su parte del pacto, que era permitir la enseñanza del idioma ruso y darle cierta autonomía regional a ambas provincias, Lugansk y Donetsk. Desde 2015 a fin de 2021 la ONU registró al menos 14.000 muertos producto de esos enfrentamientos, que según Moscú no fueron tales, sino que se originaron en una acción «criminal» de Kiev «a la vista de todo occidente», como ha dicho Putin en reiteradas oportunidades.