Cómo funciona el sistema de "reservistas" que prepara el gobierno ante el contagio de médicos

El Ministerio de Salud sumará profesionales médicos recibidos en el extranjero y acelerará unas 5000 matrículas de egresados de las facultades de medicina nacionales. Serán capacitados de manera online y estarán a disposición para reforzar equipos o reemplazar a quienes se contagien en cumplimiento de sus tareas.  

16 de abril de 2020

En el Ministerio de Salud de la Nación sabían que este día llegaría. Los médicos, y todo el personal sanitario, se encuentran más expuestos que la mayoría al coronavirus y, por tanto, están entre los principales grupos de contagio en todo el mundo. En España e Italia por ejemplo, representan más del 10% de los contagiados, según datos oficiales. Por eso desde la Secretaría de Calidad en Salud, a cargo de Arnaldo Medina, vienen trabajando hace semanas para este escenario. La respuesta oficial contempla el armado y la capacitación de un equipo de “reservistas” que pueda reforzar o reemplazar equipos enteros en casos de contagio o de cuarentenas preventivas. El lunes, por decreto, se incluyó al Covid-19 entre las enfermedades profesionales que cubren las ART.

También podés leer El plan para garantizar la atención sanitaria en el pico de la pandemia

Para aumentar el número de profesionales médicos disponibles, como contó Tiempo en su edición del domingo 12 de abril, está previsto que salga en estos días una resolución que faculte al Ministerio a acelerar el trámite de reválida de títulos obtenidos en el extranjero. Además, se apurará la entrega de matrículas a egresados de las carreras de medicina de todo el país aún sin residencia realizada. A todos ellos se los capacitará por vía de plataformas virtuales para que pueden cumplir distintos roles en el marco de la atención de esta pandemia. Cuentan para ello con el acuerdo de las respectivas sociedades profesionales, entre ellas, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).

La avanzada chaqueña

En la Secretaría de Calidad en Salud, donde se coordina la respuesta del sistema sanitario para el pico de la pandemia, se utiliza lenguaje bélico. “Nos preparamos para una guerra”, aseguran mirando lo que sucedió en otros países. Saben que tendrán “bajas” por contagio en el “frente”, que obligarán a equipos médicos enteros a entrar en cuarentena, y para ello están organizando “reservistas”.

De hecho, el primer ejemplo de cómo funciona este sistema ya se está dando en Chaco, la provincia que registró el primer caso de transmisión comunitaria en el país. En esa provincia, donde por el clima es menos habitual la enfermedad respiratoria aguda, también se detectaron los primeros casos de médicos contagiados, y por eso el gobierno nacional salió en su apoyo. Según contaron a Tiempo desde el Ministerio, primero se enviaron dos epidemiólogos y luego un infectólogo para organizar el sistema de salud. La semana pasada se sumaron 21 médicos y diez kinesiólogos que pueden trabajar en terapia intensiva. A ellos se les sumará un grupo de enfermeros que está terminando su capacitación y un director de hospital para organizar la central de derivaciones.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual