Más de 50 mil mujeres debaten la agenda del feminismo en Trelew

El 33º Encuentro Nacional de Mujeres comenzó en Chubut, atravesado por el reciente femicidio de una militante rionegrina. Se leyó un duro documento que reivindica la legalización del aborto y critica la política económica "de ajuste y entrega". Marcha por los travesticidios y cruces por un reclamo indígena.
14 de Octubre de 2018

El viento incesante de la Patagonia se detuvo ayer ante la ola de las mujeres llegadas desde todo el país, que se congregaron en el Autódromo Mar y Valle, en las afueras de Trelew, durante el acto de apertura del 33° Encuentro Nacional de Mujeres.  Atravesada por la muerte de la militante rionegrina Patricia Parra a manos de un femicida, su exmarido; por la intensa lucha por el aborto legal, seguro y gratuito que marcó la agenda feminista este año; por el reconocimiento legal de la figura de travesticidio, otra conquista reciente, y por el pedido de las organizaciones de mujeres indígenas de llamar “plurinacional” al encuentro, esta nueva y maravillosa reunión arrancó esta edición con más fuerza de la habitual.

“Salió el sol”, dijo desde el escenario una de las organizadoras, para proceder luego a la lectura de un fuerte documento de apertura. Poco antes, un colectivo de mujeres indígenas había subido para explicar el debate que agitó la previa del ENM33: “Venimos de lejos para pedir que sea plurinacional, agradecemos a las hermanas que nos dieron su apoyo”, dijeron.

El documento analiza el desafío de realizar un encuentro de estas dimensiones en Trelew, que recibirá durante estos tres días a unas 50 mil mujeres. “Los motivos esgrimidos en Chaco para proponer esta sede siguen vivos y empujan nuestras luchas y resistencias por la recuperación de territorios ancestrales para las comunidades mapuche-tehuelche, contra la criminalización y represión a quienes defienden y apoyan esta causa, contra la persecución a mujeres originarias y luchadoras sociales, para exigir justicia ante la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado y el homicidio de Rafael Nahuel”, expresa el escrito, que también hace mención a la extranjerización de tierras, al rechazo a la megaminería, la lucha contra las redes de trata y explotación sexual, y que incluyó una intensa crítica a la actual situación económica.

“El gobierno de Macri ha profundizado el ajuste y la entrega, situación agravada por la reciente firma de un acuerdo con el FMI que acrecienta el endeudamiento y la dependencia. El ajuste se ha materializado en la devaluación desenfrenada, la quita de retenciones y eliminación a los impuestos a la exportación, el techo a las paritarias y el deterioro de los salarios”, advierte el documento, que luego incluye como efectos de esas políticas a los tarifazos de gas, luz y agua, el cierre de ministerios, los despidos en el Estado y las suspensiones y el cierre de fábricas del sector privado.

Las palabras de apertura en el Autódromo repasaron los hitos de la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito, y reivindicaron la aplicación de la educación sexual integral (ESI) como “herramienta fundamental para desmantelar los entramados múltiples de la violencia patriarcal”.

En el plano local, el informe traza un fuerte diagnóstico: “Vivimos en una provincia riquísima pero empobrecida por estar atada al precio internacional del petróleo y al dólar”, señala, y menciona a las beneficiarias de la devaluación: “ En Chubut la suba del dólar sólo beneficia a un puñado de empresas. Pan American, Aluar y otras grandes pesqueras, exportan por millones a costa del saqueo y depredación de nuestra naturaleza”.

Las chubutenses ponen el acento en el sesgo autoritario asumido por el gobierno provincial a partir de la doctrina Bullrich y la adhesión al protocolo de seguridad sustentado en la teoría de un enemigo interno. “En línea con la política nacional neoliberal se agrava la dependencia ante las potencias imperialistas con la militarización del territorio a través de la instalación de bases. Que en nuestro país se realice la cumbre del G20 también viene a profundizar el sometimiento de nuestros pueblos. ¡¡¡Gritamos fuerte que ni la tierra ni las mujeres somos territorios de conquista!”

Organización contrarreloj

Faltaban apenas unas horas para que comenzara oficialmente el ENM33 y en el Gimnasio Municipal número dos, a 150 metros de la terminal de Trelew se trabajaba contrarreloj. Las pecheras blancas con el logo del encuentro se agitaban en el cuerpo de las mujeres que iban y venían contando novedades, armando las bolsas ecológicas con los programas y mapas e inscribiendo a las asistentes para que todo fuera dinámico.

Temprano llegaban noticias de colectivos estancados a mitad de camino, de requisas excesivas de Gendarmería, de compañeras que tuvieron que volverse a Bahía Blanca y de las amenazas de los grupos “pro vida” de “infiltrarse” en el encuentro. La comisión correspondiente trabajó para que la maquinaria del Encuentro no se detuviera y siguiera andando. Dentro del gimnasio y luego camino al Autódromo y en toda la ciudad, el clima era de fiesta y de reencuentro: abrazos, risas, también consultas de último momento sobre traslados y hospedajes. “Se propuso Trelew para que fuera como el nudo eje de las ciudades del valle. Trabajamos en plenarias abiertas que fueron muy discutidas y tratamos de que las decisiones se tomen por consenso”, explica María Julia Ruberto, una de las organizadoras locales del encuentro. El movimiento feminista argentino, sostiene, “es de vanguardia, mirado por todo el mundo, porque planteamos una lucha por construir un mundo mejor, no sólo por los derechos de la mujer, con la idea de que todos estos talleres sirvan para promover leyes que mejoren la vida de las mujeres, de los chicos, de los abuelos, de todas las personas que viven en una situación de vulnerabilidad social”. Docente, militante peronista, Ruberto agrega: “Acá también el patriarcado está instalado en la raíz, pero es cierto que la mujer de Trelew es muy comprometida y fuerte a la hora de pelear por sus derechos”.

Gabriela Dufour, diputada provincial y exministra de Economía de Chubut, también forma parte de la organización. Califica de “impresionante” la escena de la ciudad copada por los movimientos de mujeres; confiesa que, por la distancia y por la situación económica que atraviesa el país, pensó que el ENM33 podía diferir de los anteriores. Sin embargo, dos semanas antes ya estaba confirmada la presencia de al menos 50 mil mujeres. “Habrá dos debates clave –analiza–. Uno es la despenalización y legalización del aborto y el otro, la discusión por el carácter plurinacional del encuentro que viene reclamando el movimiento de mujeres indígenas. La ley no salió esta vez, pero ahí nació un impulso fortalecido, la sensación de que hay que seguir organizándose para que salga. Respecto de la solicitud de nuestras hermanas mapuches, hay una discusión latente. Y las muertes que tuvimos en la Patagonia, las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, nos indican que tenemos que aprender qué significa para los pueblos originarios el concepto de Nación, la diferencia entre Nación y Estado”.

Como otras militantes de varios encuentros, Dufour se declara “maravillada” con la creciente participación de niñas y adolescentes en el movimiento feminista. “La toma de conciencia de cómo se construyen los derechos es una enseñanza para las mujeres grandes: la constancia, la fundamentación de los argumentos. Los jóvenes buscan imágenes, simbologías, frases fuertes, nos están enseñando las formas de las nuevas militancias”.

La Plaza Centenario fue el punto de encuentro para las miles de agrupaciones feministas que llegaron a la ciudad. Será durante todo el fin de semana la plaza de los abrazos, donde muchas mujeres vuelven a verse después de un año. Rodeadas de muestras fotográficas, radios abiertas y exposiciones, allí se cuentan a qué talleres asisten, qué debates traen de sus ciudades y provincias y qué esperan, qué quieren de este encuentro.

El intercambio es rápido. A pesar de la cantidad de mujeres que transita por las calles, nada detiene la asistencia a los 73 talleres habilitados. Hasta el enojo por la irregularidad de los transportes manifiesta que todo está en orden: el Encuentro Nacional de Mujeres transita un nuevo capítulo de resistencia y construcción. «

El carácter "plurinacional" despertó roces en la apertura

Uno de los reclamos centrales del ENM33 se alzó en la voz de las mujeres indígenas, que viene pidiendo incluir la palabra "plurinacional" en el nombre del encuentro, exigiendo el reconocimiento de las 36 naciones que existen en el país, con el objetivo de "sumar, amplificar, visibilizar y respetarnos en nuestras identidades y cosmovisiones". Una campaña en redes, #NosQueremosPlurinacional, abonó el reclamo.

Sin embargo, el pedido fue denegado una semana atrás por la comisión organizadora, que invitó a debatir la cuestión durante el Encuentro. "Lamentamos tener que enfrentar y sobrepasar una vez más actitudes de desprecio y racismo. La dignidad nos alimenta y reconstruiremos una nueva senda", escribieron en un comunicado desde el colectivo indígena que lidera la referente Moira Millán.

La Comisión Organizadora respondió a su turno que "las compañeras originarias de Mujeres por el Buen Vivir, integrantes de la Campaña Plurinacional, tomaron la decisión de irse argumentando que no eran ni sus modos ni sus formas. La CO está integrada por diversas identidades políticas con orígenes históricos, socioculturales y económicos múltiples. A pesar de esto no hubo encubrimiento de nuestras identidades políticas individuales y en más de una oportunidad no hemos compartido ni modos ni formas. Aun así, logramos sortear y construir consenso porque la tarea que teníamos por delante era prioritaria".

De todos modos, se mantuvo la invitación a que esa organización fuera parte del acto de apertura en los términos que había propuesto. "La respuesta fue dilatada y finalmente rechazada. Responsablemente asumimos la necesidad de revisar nuestras propias prácticas políticas, sin miedo, sin utilizar herramientas difamatorias que desacrediten tantos años de resistencia, lucha y organización. Somos protagonistas, ampliando nuestras miradas y percepciones, habilitando otras formas de sentir y vivir nuestras diferencias", agregaron desde la CO.

El taller 42, titulado "Mujeres por la libre determinación de los pueblos", fue uno de los más numerosos y debatidos durante el sábado.

Homenaje a Patricia Parra

Es un Encuentro distinto para las militantes de Río Negro. Activista del movimiento NiUnaMenos e integrante de la Corriente Clasista y Combativa, Patricia Parra se preparaba para participar del ENM33 cuando su exmarido, que tenía una restricción perimetral, la asesinó a puñaladas, en Cervantes, departamento de General Roca, delante de su nieta. Sus compañeras marcharon el jueves, antes de viajar hacia Trelew, para pedir justicia. "Tenemos un dolor enorme. Una vez más perdemos a una compañera por ser trabajadora y ser mujer, a manos de un femicida. Pero la tristeza tiene que fortalecernos como mujeres", dijeron en un comunicado.

Los datos relevados por el Observatorio Ahora Que Sí Nos Ven arrojan más de 200 femicidios en 2018, una mujer asesinada por la violencia machista cada 23 horas. El 12% de ellas tenían órdenes judiciales de restricción contra sus ex.

En contra de los travesticidios

Como sucede hace cinco años, en esta edición se realizó una nueva marcha en contra de los travesticidios. La multitudinaria marcha recorrió los alrededores de la plaza Centenario donde se centralizaron las actividades del Encuentro Nacional de Mujeres.
"Me siento muy feliz por este acompañamiento, tuvimos más de diez cuadras de gente marchando por nosotras y entendiendo que en este 2018 tenemos 60 compañeras trans y travestis muertas", expresa Alma Fernández, integrante de la comisión de justicia por Diana Sacayan. "Para nosotres esta marcha significa seguir escribiendo la lucha de conquista que logró este colectivo. Que la justicia haya hablado hoy de travesticidio es un cambio en la historia. Pero me quedo con los cinco años de marchas, de cuando éramos cinco travas locas marchando" completó la militante al grito de "¡furia travesti!"

La crisis en los medios

Entre las actividades principales de la Campaña Nacional contra la violencia hacia las mujeres, se realizó un conversatorio sobre el ajuste, precarización, desidia estatal como forma de violencia machista. "Este año en Télam nos tocó atravesar una masacre enorme, posterior al acuerdo con el FMI, fuimos los primeros despedidos luego de ese acuerdo. El 8M hicimos una campaña sobre que faltábamos en los medios y que no representamos el 35%. Dos meses después, en Telam despidieron a 134 compañeras, el 64% sindicalizadas" explicó en ese marco Carla Gaudensi, delegada de Télam junto a dos compañeras de la agencia. "Hubo un antecedente a estos despidos tuvo que ver con el 8M, cuando luego de participar de la marcha nos iniciaron sumario a ocho compañeras". La trabajadora de prensa destacó en especial la situación de los medios públicos pero también hizo referencia a la situación que viven las mujeres en los diferentes medios periodísticos. de la actividad participaron las mujeres integrantes del Sindicato de Prensa de Buenos Aires. «




Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS