Whipala de escrituras

En el marco de la Muestra virtual de Talleres Tiempo de invierno, el Taller de escritura creativa "Página blanca" exhibe su diversidad literaria. Escritoras y escritores del país presentan sus microrrelatos y autobiografías creativas en su dimensión federal.
(Foto: AFP)
Por Juliana Corbelli - Coordinadora de Página blanca
30 de septiembre de 2020

En Página blanca, el taller de escritura creativa de la edición invierno, desarrollamos el afecto y la capacidad crítica, la seguridad de la escritura en el descubrimiento del estilo. Las personas que asistieron soltaron la mano para la creación de personajes, discutieron artículos, mejoraron los textos, con la sensibilidad de la comunicación literaria que nos da crearnos desde la voz genuina. 

Las diferentes formas de compartir personajes e historias confluyeron en una whipala de escrituras desde la cual flameó la diversidad cultural en el formato de microrrelatos. Aquí, después de tres meses de trabajo, nos lanzamos a publicar un proyecto creativo en la web de Tiempo para hacer un muestrario literario a lectoras y lectores, periodistas del diario, trabajadores y trabajadoras del medio cooperativo. Somos más de veinte personas en todo el territorio de nuestro país que escribimos en el contexto pandémico, un relato cada semana y nos encontramos en rondas de lectura entrañables y de enriquecimiento grupal que, en ocasiones, terminó en guitarreadas y recomendaciones poéticas. 

También podés leer: Página blanca, el taller de escritura creativa

...

Pecado 

El vidrio perfeccionaba la belleza de su piel. Imaginó su corazón dulce pero bravío. Lo deseó. El verano con su desprejuiciada libertad le daba coraje. Imaginó su olor venido de la primavera. Y el placer movió su lengua muy detrás del labial de Maybelline. Pero necesitaba más. Necesitaba tocarlo. Con estudiada indiferencia preguntó por él. Se acercó. Se sintió poseída por la decisión equivocada. Demasiada disciplina urdió el infierno de la culpa. Cuarenta gramos de hidratos de carbono devenidos en abundante durazno la hicieron sucumbir.

Marcela Orellana  | Soy (la) Marcela -como ya ven, mendocina-, mujer, madre, docente, palabrera en diversos formatos, feminista y militante de lo colectivo. Aprendiz siempre aprendiz. 


Santa María de los Buenos Ayres

En la Buenos Aires colonial la bruja-curandera del lugar le dijo al mulato: el viernes cuando el sereno dé las ocho vos te vas a morir. Gervasio volvió a la casa, en el camino miraba aquello que nunca más volvería a ver.

El sereno tuvo un accidente, esa noche no pasó. Gervasio se mantuvo en vela. Cuando amaneció fue a la casa de la bruja. Se había muerto.

Cuentan que el mulato vivió el resto de su vida con la culpa de no haber cumplido con su destino.

Dicen los vecinos que nunca se debe pasar de noche cerca de la tapera en ruinas donde vivió la bruja, porque por ahí merodea el alma en pena de Gervasio, que grita el nombre de la bruja, y juran que ella nunca le contesta.

Luis María Zappa | Soy Luis. Nací hace muchos años en un barrio de la Capital Federal, de la orilla, casi suburbano. En la niñez, entre juegos disfruté de la compañía de historietas hasta que llegó la colección Robin Hood que me vinculó con los libros. A partir de allí me acompañan en todo. Hasta hoy dialogué frecuentemente con la palabra, en mi interior. A partir de este taller rompí mi silencio y respondí por escrito.

Casamiento

-Invoco a los dioses, escupo y maldigo sobre este cargamento de oro conseguido con la sangre de mis hermanos. Que solo provoque desgracia, dolor y muerte –clamó Ameyal. Luego, huyó con Itu, su hijo –Vamos, hasta que parta hacia España el navío que se roba nuestras mercaderías, metales y se lleva a Don Rodrigo, tu padre.

El fuego se eleva y me muestra figuras: una iglesia más grande que las que se han construido acá, un sacerdote mejor vestido, Don Rodrigo y su novia, una mujer vieja y fea vestida de blanco. Van a intercambiar las alianzas, despacio, despacio, muy despacio, y ahora, se desploman como fulminados por un rayo. Ya está.

¡Vamos Itu! Es hora de participar con la tribu de la danza ritual por la puesta del sol.

María Rosa Balducci | Antepasados de Le Marche (Las Marcas), una de las “provincias rojas” de Italia. La primera de tantas marcas superpuestas, dinámicas, en constante construcción: el parque Rivadavia, la Escuela Normal N° 4, la Facultad de Filosofía y Letras, la carrera de Filosofía, docencia, viajes,  Sur, lago y montaña. Amo, vivo, me expreso y me escondo con las palabras. 

El año que cambió la vida

Es un bicho incómodo, nos atacó, apareció de repente y nos cambió la vida. Nos privó de abrazos, de besos. De mates. El mundo quedó paralizado en un instante. Como en una fotografía, nadie se movió.

Personas distantes, caras tapadas. Es el inicio de algo, ¿quién sabe? El fin del mundo anterior y el comienzo de uno nuevo.

Nos dimos cuenta de que estamos vivos, algo tiene que cambiar, necesitamos tiempo, corremos sin saber bien qué es. Detenernos, mirar el cielo, contemplar una estrella, un río fluye y un ave que vuela hacia lo eterno. Aprendimos que todo es efímero, sentimos muy cerca la soledad. Hoy todo es virtualidad y, sin embargo, cada momento es único. 

¿Sabremos valorar la vida? 

Si no entendemos el valor del otro, de la otra, nada de esto habrá servido. 

Betina Rodríguez | Soy Betina. Nací en Buenos Aires, aunque mi lugar en el mundo es Bariloche. Soy vegetariana, amo los animales, la naturaleza, el bosque, la montaña y la nieve. Amo la literatura, los libros son mis amigues desde la adolescencia. Soy feminista, milito en Género. El teatro también es parte fundamental de mi vida.

Llena de aire

En la casa de mi abuela, éramos muchos para comer. Estaban mis primos, mis primas. Las  siete hermanas de mi mamá y sus esposos.

Me mandaron a lavar las uvas. Busqué un recipiente grande. Le agregué mucha agua y un poquito de detergente.

Todos  se rieron de mí.

Mirta Tejerina | Desde los cinco años me encanta leer ficción. Pero he leído y escrito crónicas e informes técnicos con datos estadísticos, históricos. Se dice de mí que soy silenciosa por fuera pero ruidosa en sentimientos, perseverante. Apuesto al trabajo grupal. 

También podés leer: “Formación en Tiempo: está abierta la inscripción de la edición primavera”

Bicho incómodo

Desde que apareció este bicho cambió todo.  Bicho traicionero que da golpes bajos, lastimando los abrazos y los encuentros. Obligándolos a curar y curar las heridas del desencuentro.

Cobarde. Silencioso. Se esconde bajo una apacible apariencia.

Bicho incómodo que nos arrojó hacia otros tiempos y espacios. Que nos sorprendió con crueldad. 

Somos anticuerpos que dialogamos, que resistimos ante, tristemente, algunos otros y ante él.

No quiero nombrarlo. Porque es hoy, nuestro peor enemigo.

Ana María Allaria | Actriz. Docente. Familiera. Me gusta cantar. Bailar tangos, milongas  y zambas. Escribo a diario, desde siempre.

El viaje que cambió a Boris

La bocina de la locomotora retumbó en la estación de Retiro. Anunciaba la partida del viejo tren hacia Tucumán. A Boris y Olga les esperaba, por lo menos, un día y medio de viaje. Mientras veía pasar los desgastados barrios humildes del conurbano bonaerense, Boris sintió en su interior un guiño del destino. Estaba comenzando su travesía, volaba el cóndor andino, protector de las alturas y sentía el silencio conmovedor de la Quebrada de Humahuaca penetrando en todo su ser. Pura imaginación, sólo conocía esos espacios por los testimonios de Martina y Carmelo que viajaban unos asientos más adelante en la incómoda clase turista.

Iván Novotny | Navego en las tintas de lo poético, lo místico y lo social desde hace largo tiempo. Me conecto al ver el río, el mar, el cielo celeste en una tarde fresca y soleada; o cuando estoy mezclado de pueblo, expresando sentimientos bellos. Luego, si surge, escribo. Desde hace unos dos años soy socio de Tiempo Argentino. Es un diario que leo seguido. También hace unos dos años que pienso en formar parte de un taller de escritura creativa. Pero la propuesta del taller de Página Blanca recién le presté atención cuando me lo comentó una amiga de Rosario con quien compartimos una afición por la escritura. Es evidente que se necesitan señales y llamados de atención extraordinarios para completar las búsquedas. ¡Gracias al equipo de Tiempo!

Abriendo camino 

Susana se iba agotada una vez más aquel viernes.

Mientras salía del aula, se detuvo un instante y contempló a sus alumnos en el medio del bullicio en el cual ella encontraba un silencio paralizante.

Lejos de replantearse su profesión, sintió que ella debía ser parte del cambio que la educación pide a gritos enmudecidos.

Silvana Lía Capace | Soy profesora de matemática en nivel secundario y universitario.  Tengo dos hermosas hijas a quienes llamamos Helena y Úrsula. Amo las tardes de silencio,  el cine y viajar.

Encuentro fantásticos

La imagen era del todo inquietante. Una lechuza de penetrantes ojos miraba fijo a quien tuviera oportunidad de abrir el libro. Y no se sabía si era una advertencia ante las aventuras o una trampa. Sus pupilas hipnotizantes podían dejarlo inerte e impedido de continuar a la página siguiente. Apretó muy fuerte los párpados, contuvo el aliento, inflando sus cachetes, y con dedos temblorosos, pasó de hoja. 

Con la cara mudada al rosa furioso, sus ojos dibujaron finas rendijas por las que apenas podía distinguir, pero esperó para asegurarse que terminara el peligro. Por fin, un carraspeo impaciente lo trajo a la realidad.

— Respirá, Jacinto —dijo la lechuza. 

Sabrina Di Tomasso | Mujer, rosarina que se come las eses, hija, hermana, madre, exesposa, trabajadora, humanista, amiga, espiritual, aprendiz, solitaria, devota contempladora de la belleza (dígase, las artes) y de aquellos paisajes que me conectan con lo inefable. Definiciones, entre tantas otras, que por caso no alcanzan a decir quién soy, porque me he encontrado - alguna vez- en la fascinante paradoja de ser verdaderamente cuando no soy. 

Pajaritos

El viento implacable enloquecía las servilletas. Giré el servilletero para cortar su dirección. Aunque a mi alrededor nadie advertía la voladura, sentía una mezcla de responsabilidad y vergüenza. No aflojaba, la mañana empezaba a hacerse mediodía y yo no quería levantarme de la silla, estaba absorbiendo vitamina. El sol pegaba lindo en el bar: autos, colectivos, ambulancias, motos, perros sujetos a correas y ciclistas de variada edad completaban el cuadro urbano.

Un súbito remolino logró que salieran a través de la ranura, libres como pajaritos a los que se les abre la jaula. Extendí un brazo, alcancé a rescatar tres, las mismas sobre las que escribí este relato sobre la mesita redonda.

María Macaya | Nací cerca del Río de la Plata, la música me atrapó desde niña y me convirtió en cantante. Soy docente de Artes Visuales felizmente jubilada, amante de las calles, curiosa, observadora. Me gusta jugar con las palabras, hacer reír, contar, leer en voz alta. El alma en mi familia. 

Pavada

Me acosté a la noche. A la noche, me acosté.

Me levanté a la mañana. A la manaña, me levanté.

Entre acosté y levanté: dormité.

En el dormite, ¡soñé!

Me acosté con el sueño. Y ¡soñé!

Me levanté sin sueños y con sueños.

Sergio Martí | Soy Sergio, mi abuelo era cubano… ¿Quién te dice, no?

Amo, pienso y sueño con Antonella y Bruno, mis nietitos. Presumo ante otros que sé escribir, pero, ¿lo haré bien? Por eso: aquí estoy. 


*El nuevo taller a distancia de escritura creativa comienza el miércoles 7 de octubre, con duración de dos meses. Socios y socias tienen un 50% de descuento. Consultas a: talleres@tiempoar.com.ar

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual