En la búsqueda de un futuro que contenga a todos los sectores representados en el frente oficialista, a la par de un contexto con especulaciones políticas y complicaciones económicas para el gobierno nacional, se realizó este sábado en la ciudad de Rosario un encuentro de los referentes de La Corriente Nacional de la Militancia de Santa Fe que encabeza el exministro de Defensa, Agustín Rossi. 

El objetivo de esta actividad, que se desarrolla desde el año 2019, fue reflexionar sobre el presente y el futuro de la Argentina junto con referentes de la política y el pensamiento nacional. Pero también sirvió para brindar apoyo al presidente Alberto Fernández y a su vice Cristina Fernández de Kirchner, como colaboración a la siempre intrincada unidad que permita ganar las elecciones presidenciales de 2023.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Antes de subir al escenario, Rossi dialogó con Tiempo Argentino y los medios presentes en Rosario sobre el contexto político que atraviesa el país. Reconoció que está “cómodo” en el lugar en el que se encuentra hablando con Alberto Fernández y con Cristina Fernández de Kirchner: “Tengo diálogo con los dos, pero hablo más con Alberto que con Cristina”, admitió. Además, opinó que hay que blindar la gestión del gobierno hasta el próximo año y luego resolver las diferencias políticas en una elección interna.  

Con respecto a la actividad que se desarrolló en el Patio de la Madera de la ciudad santafesina, explicó: “Es un encuentro que hemos hecho en diferentes oportunidades, fundamentalmente en los años de gestión de Cristina, donde lo que buscamos es un espacio para analizar la realidad y escuchar a compañeros desde distintos lugares. En un momento de tanta incertidumbre, escucharnos ayuda a pensar”.

–¿Cómo ve las tensiones que hay dentro del gobierno? ¿Cree que esta situación puede favorecer a un fortalecimiento de la oposición?

–Cuando hay diferencias en un espacio político también es ganancia para los otros. Es cierto que es parte de la realidad, que es inevitable que hayan quedado expuestas las diferencias. En este escenario, lo que tiene que hacer el gobierno es fortalecer la gestión y no engancharse en los debates. El gobierno tiene que hablar con la gestión como ha hecho estos días con el tema del gas y la energía eléctrica.

¿Qué opina sobre las versiones de una salida anticipada del presidente Alberto Fernández?

–No sé dónde se sostienen esas versiones. No hay ninguna posibilidad. La Argentina tiene un sistema político fuerte. La economía tiene que ajustar la inflación, pero crece. 

–¿Cómo ve la batalla contra la inflación? ¿Qué opina de la idea del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, de aplicar retenciones móviles?

–Ya sabíamos lo que pasaba. Con una inercia de inflación alta, en marzo se empieza a notar lo que padece todo el mundo, que es una inflación importada, y que en abril se proyecta que va a bajar. Sabemos que es un tema para el que no hay medida inmediata, algo que no se va a solucionar de un día para el otro sino que hay que ir bajando de manera progresiva. No hay una medida drástica para resolver. Mientras tanto, hay que garantizar que salario y jubilaciones le ganen a la inflación. Feletti planteó retenciones móviles, pero yo lo único que le pido es que no haga como (Martín) Lousteau, eso de ponerla y después que se vaya, porque quedé yo solo bancando. Creo que hay que analizar la política de retención: tiene que tener una política fiscal y de lo que significa la política agraria. Por eso, me pareció muy bueno el aumento de retenciones de dos puntos que auspició (Julián) Domínguez, porque le pone retenciones a lo que es más fácil de sembrar, que es la soja, y lo desvía en un subsidio cruzado a un fondo fiduciario para bajar el precio del trigo y bajar el precio de la harina.

–¿Quién tiene que pagar la deuda con el FMI?

–La deuda la va a pagar Argentina; después hay otro mecanismo, que es la distribución del ingreso, que es el que tiene que ir mejorando la renta distribuida entre los sectores más populares. Hay que evitar que siga llevándose adelante más concentración económica. En este caso de la propuesta del grupo de compañeros senadores, lo que se busca es atacar a los evasores y no está planteado el monto de la evasión, no es como el impuesto a las grandes fortunas. Lo que tenemos que entender es que hay cuatro años y medio de gracia que tienen que ser una ventana de tiempo utilizada por Argentina para consolidar un crecimiento económico. «

Acto en Rosario: entre los apoyos y las críticas

Más de mil personas participaron de la actividad que se realizó durante largas horas en la sede del Patio de la Madera, un espacio comercial ubicado en el centro de la ciudad y de fácil acceso, ya que enfrente se encuentra la terminal de ómnibus. El evento fue inaugurado por Germán Martínez, jefe de bloque de diputados nacionales por el Frente de Todos, quien señaló que «hay que mirar este momento político con serenidad, aceptando que hay miradas diversas. No son tiempos de bajada de línea fuerte, sino que me parece que necesitamos escucharnos mucho».

«Este es un lugar de ideas para que los compañeros den su mirada y, en sintonía con lo que dijo el Papa Francisco, aportar en la solución de los problemas», indicó el diputado nacional al tiempo que opinó que todavía falta para pensar en 2023. Sin embargo, rescató que en 2019, cuando se conformó el FdT, una interna parecía inexorable pero «apareció una síntesis fuerte promovida por Cristina con Alberto presidente y logramos saltear esa instancia».

En el encuentro estuvieron presentes funcionarios del Ejecutivo nacional como Cecilia Todesca, Ricardo Forster y Guillermo Carmona. También fueron de la partida los ministros Jorge Ferraresi, de Hábitat, y Juan Zabaleta, de Desarrollo Social.