El precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández,   encabezó la reunión con más de 50 intendentes de la que participaron también el postulante a la gobernación bonaerense, Axel Kicillof, y el primer precandidato a diputado nocional por la Provincia, Sergio Massa. El encuentro fue en el barrio de San Telmo, frente al bunker que armó el el ex jefe de gabinete en la calle México.   

El encuentro fue para terminar de pulir la estrategia electoral en territorio bonaerense, clave para la elección nacional, cuando faltan poco más de  dos semanas para que se celebren las Primarias Abiertas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al finalizar la reunión, Alberto habló con los periodistas que hacían guardia en la puerta del lugar.

“No hay dos Argentinas. Hay una sola. Difícilmente creo que alguien quiera cortar boleta-destacó el precandidato, al ser consultado por la posible estrategia a dos puntas de los jefes comunales-. Los intendentes no juegan con eso porque jugar con la tijera es jugar con la gente. La idea es ganar. Estamos muy tranquilos. A los indecisos les digo que piensen en el país que están viviendo. Los argentinos merecen mejor suerte”.

Ante la consulta sobre lo que podría ocurrir con el país si el presidente Mauricio Macri es reelecto, Fernández remarcó que “el Gobierno nos va a entregar al FMI. Se viene más ajuste con la reforma previsional y laboral. No podemos hacerle pagar los platos que rompió Macri a los jubilados”. Luego, apelando a uno de los leitmotivs de su campaña, destacó: “Nosotros vamos a encender la economía argentina. Macri la apagó”.

El rival de María Eugenia Vidal por la gobernación también conversó con la prensa. Nosotros planteamos los problemas de los  bonaerenses en vez de discutir la campaña sucia que plantea la gobernadora”, indicó Kicillof y agregó: “El gobierno no tiene propuestas y en la Provincia hay mucha angustia. Queremos hablar de los verdaderos dramas que tienen los ciudadanos”. “Hay mucha colaboración y acompañamiento-destacó-. Somos una fuerza política que se está terminando de sumar. Pero estamos muy bien”.