El Presidente anticipó cuál es el estado de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, y reconoció que el país no está en condiciones de afrontar el pago de los próximos 19 mil millones de deuda con el FMI. “Es necesario seguir hablando y encontrar una solución”, admitió, en diálogo con AM 750.

El Presidente Alberto Fernández detalló cuál es el estado de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y, una vez más, reconoció que el país no está en condiciones de afrontar los vencimientos correspondientes a 2022 que fueron acordados por el gobierno presidido por Mauricio Macri.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De esta manera, en diálogo con AM 750, el jefe de Estado planteó: “Seguimos firmes buscando un acuerdo con el FMI que le convenga a la Argentina. Es necesario seguir hablando y encontrar una solución”.

“Todo el mundo sabe que la Argentina está absolutamente impedida de realizar el pago de los próximos 19 mil millones de dólares de deuda al FMI, que entre capital e intereses se deben pagar durante todo el año”, admitió el mandatario.

En esta línea, el Presidente recordó, en una marcada crítica al organismo multilateral, que el préstamo fue “incalificable”.

“Fue un préstamo político, tuvo el único propósito de sostener a (Mauricio) Macri en un Gobierno que se caía a pedazos y con una economía virtualmente quebrada», enfatizó.

“Además del crédito incalificable, sobrevino una pandemia. No se le puede exigir a la Argentina más de lo que puede dar. La verdadera discusión es cómo debe ser el programa, si es como proponemos, con crecimiento de la economía para afrontar los pagos; o es volver a las recetas eternas donde piden ajuste, achicar la economía, importar menos y que los dólares queden para pagar”, planteó el jefe de Estado.

La Gestapo macrista

En relación a la filtración del video realizado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), donde se ve al exministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, ventilando sus deseos de armar una “Gestapo” que persiga sindicalistas, el mandatario apuntó a la ex gobernadora María Eugenia Vidal. “Es muy preocupante. (Vidal) mandó a un ministro y a un intendente a reunirse con agentes de inteligencia y empresarios para inventar la manera de meter preso a un sindicalista. Si Vidal cree que eso es una acción institucional, yo me rindo. Esté filmado o no, es un delito. Es un delito, es utilizar a toda la maquinaria del Estado para volcarla contra perjuicio de una persona, y construir las razones para poder detenerla”, argumentó.

«Que Vidal diga que no estaba al tanto, entonces no sé. Tuvimos una gobernadora que no sabemos qué hacía. Pasaban semejantes cosas entre sus ministros y ella no estaba al tanto, qué notable”, ironizó el Presidente.

“¿Nadie se preguntó qué hacían tres altos jefes de la AFI?. Y un ministro de Trabajo que lo que más quería era una ‘Gestapo para perseguir sindicalistas’. Si ella cree que eso es institucional, yo ya no sé más de derecho. Pero ella está mal. Estos son los sótanos de la democracia, yo no le inventé cosas a nadie, no hice una denuncia alocada”, insistió.

El mandatario comparó la era de gobierno de Cambiemos con la actual, del Frente de Todos. “No armamos causas contra nadie, no tenemos gente haciendo lobby en los tribunales, no se persigue a nadie. Doy gracias que hayamos puesto fin a ese sistema. Cuando uno ve cómo funcionó eso sólo puede sentir indignación. Si uno es un hombre de derecho sólo puede indignarse”, resaltó, en diálogo con AM 750.

Poder Judicial y reforma de la Corte

“La Corte Suprema tiene un problema de funcionamiento muy serio. La Corte sólo tuvo velocidad para actuar en algunos casos. ¿Cuánto tardó en aceptar un per saltum en el caso de Bruglia y Bertuzzi? El funcionamiento del máximo tribunal es llamativo, sin dudas”, analizó, en otro tramo de la entrevista de la emisora del Grupo Octubre.

“El servicio de Justicia está funcionando muy mal. La Justicia parece ser un coto cerrado para la oposición. Cada vez que uno habla de la Justicia reaccionan de un modo increíble», lamentó el jefe de Estado, y señaló que la oposición tiene «desesperación» para obtener fallos favorables.

Por otra parte, el mandatario diferenció la actitud de los referentes opositores, ya que valoró la actitud del gobernador radical Gerardo Morales de asistir a la reunión con el ministro de Economía, Martín Guzmán, por la negociación de la deuda, la semana pasada, a diferencia del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien se ausentó.

Sin embargo, el Presidente no dejó de recordar que Morales gobierna la provincia en la cual, casi inexplicablemente, todavía permanece presa Milagro Sala. “El delito más grave que, según la Justicia jujeña, cometió Milagro, fue administración fraudulenta, cuya pena máxima son seis años. Uno debería llegar a la conclusión de que ya cumplió con esa pena. ¿Por qué sigue presa?. Hay algo que está funcionando mal, que hoy Milagro Sala esté detenida es que hay algo que está funcionando mal”, remarcó.