El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner entregaron esta tarde los premios Azucena Villaflor, correspondientes al período 2015-2020 en el Espacio para la Memoria y los Derechos Humanos (ex ESMA), que habían sido suspendidos durante los últimos años en la anterior gestión. Así, se homenajeó a Víctor Basterra (fallecido el 7 de noviembre pasado), Rosa Schoenfeld de Bru, Vera Jarach, Iris de Avellaneda, Lita Boitano y Rosa Roisinblit. 

El premio anual se instituyó en 2003 y está destinado a reconocer a los ciudadanos o entidades que se hubieren destacado por su trayectoria cívica en defensa de los derechos humanos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Primero habló Cristina: “La última vez que estuve acá fue hace cinco años, en este mismo lugar, que se conoce como Patio de Armas, inauguramos la refacción de seis edificios de los 21 que refaccionamos en total con cooperativistas del plan Argentina Trabaja y el Ellas Hacen. Es un lugar emblemático no solo de los argentinos y argentinas sino también de nuestro gobierno. Ahora hay otros derechos humanos que también tenemos que venir a reparar y que han sido dañados”, dijo la vicepresidenta refiriéndose a la herencia dejada por el gobierno de Macri. 

Y siguió: “Esta parábola de una ESMA que fue casa del terror y que hoy la Unesco quiere incorporar al patrimonio de la humanidad debemos recuperarla porque ha sido abandonada y de paso volver a recuperar esa cosa muy virtuosa de los programas sociales. Tenemos que lograr, como lo hicimos hasta 2015, que aquellos que todavía no han tenido la oportunidad y la suerte de lograr un trabajo, pero tienen un ingreso del Estado, que de alguna manera también devuelvan trabajo a ese Estado. Es bueno para todos. Si bien no era Disneylandia allá por el 2015, vivíamos mucho mejor. Teníamos la vida más organizada. Sabíamos cuánto teníamos que guardar para la casa, el transporte, el auto. Algunos la podían organizar mejor. Se podían ir de vacaciones. De eso se trata la política: no desorganizar la vida de la gente. La pandemia nos ha dado un golpe muy duro. Trabajemos todos los que tenemos responsabilidades en volver a darle certezas a los argentinos y argentinas. Y darles la seguridad que el día de mañana va a ser un poco mejor que el anterior”, expresó Cristina, quien luego se dirigió a Alberto Fernández: «Presidente, usted tiene una tarea muy dura porque a la pandemia de la economía macrista le vino esta inédita pandemia que ni siquiera sabemos cómo va a terminar», concluyó CFK.

En su discurso, también breve, Alberto aseguró: «Queremos un país que no olvide, que siempre busque justicia y busque la verdad. Si logramos eso, seremos una sociedad mejor”.  El Jefe de Estado pidió que “estos premios, que tantos argentinos y tantas argentinas merecen por su lucha incansable, todos los años nos reúnan para homenajearlos. Durante estos últimos años esto no se hizo porque algunos piensan que el reencuentro de los argentinos pasa por olvidar el pasado, y estamos los que creemos que no, que el verdadero reencuentro es no olvidar, reclamar la verdad y simplemente pedir justicia”, remarcó.

El presidente reconoció a los premiados porque “siempre lucharon y lo hicieron del mejor modo, pidiendo solamente que los argentinos y las argentinas recordemos y tengamos memoria, que la verdad se conozca y que los responsables de la tragedia tengan justicia, hacer justicia con los que generaron la mayor tragedia de la Argentina”.

Del acto participaron, de modo remoto, Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo; Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y Hebe de Bonafini, de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

Asimismo, la titular de la Agencia Federal de Información (AFI), Cristina Caamaño, puso a disposición de la ciudadanía la información hallada sobre 13 organismos de derechos humanos, que integran el archivo de la ex Dirección de Antecedentes de la ex SIDE, además de un apartado especial sobre la Marcha de la Resistencia.

...
(Foto: Presidencia)