La posibilidad de comprar yuanes para comercio exterior fue una de las medidas económicas anunciadas por el ministro Martín Guzmán que más y mejor guardada estuvo durante esta semana. Es que el presidente Alberto Fernández, que no participó de los anuncios de este jueves, tuvo un rol central en el acuerdo con China para que el país pueda ser un territorio de compra y venta de la nueva divisa para comercio exterior. Otra de las medidas clave son los instrumentos de ahorro en pesos que fueron desarrollados por Guzmán y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca. 

Este lunes Fernández selló por teléfono con su par de la República Popular China, Xi Jinping, un nuevo acuerdo que marcará lo que ellos mismos denominaron “rescatar el multilateralismo”. Los mandatarios coincidieron en “imprimir un renovado dinamismo a la asociación estratégica integral que existe entre ambas naciones, mediante la concreción de proyectos de agua y saneamiento, vivienda, conectividad, energía renovable e infraestructura de transporte con impacto decidido en el entramado socio-productivo argentino”. “Queremos que más productos argentinos y con mayor valor agregado ingresen a China”, subrayó Xi Jinping.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Fue entonces cuando el presidente Fernández agradeció la renovación del swap entre los bancos centrales de ambas naciones. Y señalo que “el acompañamiento financiero de China es muy importante para el desarrollo de los proyectos productivos en nuestro país”.

Los resultados de ese encuentro se conocieron este jueves. Fernández miró desde su despacho el anuncio de Guzmán, rodeado del equipo económico. Unas horas antes, el Banco Central había enviado una circular en la que anunciaba que “se abrirá una rueda en el MAE (Mercado Abierto Electrónico) y se tramitarán las autorizaciones en el Rofex para permitir la compra del yuan renminbi contra el peso argentino para operaciones de comercio exterior”. “También se abrirá la posibilidad de celebrar contratos a futuros denominados en yuanes renminbi. Esta medida no implica que se puedan comprar yuanes físicos para atesoramiento ni se permitirá la apertura de cuentas bancarias denominadas en esa moneda. Está destinada a facilitar la operatoria de comercio exterior. El BCRA utilizará sus reservas en esa moneda para responder por estas operaciones y no está previsto la activación del swap de monedas firmado con el Banco Popular de China”.

Según pudo saber Tiempo, todas las medidas fueron guardadas con mucho sigilo, pero ésta fue particularmente vigilada para que no se filtrara. 

Guzmán hizo el anuncio en una conferencia de prensa desde Casa Rosada junto a sus pares de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra. También asistieron la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y los secretarios de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme; de Minería, Alberto Hensel, y de Industria, Ariel Schale. En tanto, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabezó la reunión de funcionarios previa a los anuncios.

El futuro de las finanzas del país está cada vez más vinculado a China. De hecho, así lo afirmó el propio Fernández este lunes: “Argentina es un país con muchísimas oportunidades donde China puede ser un actor central”, subrayó el presidente argentino y dio como ejemplos la obra pública, la energía, la vivienda y el transporte.