Este miércoles, por primera vez se reunió el Comité Ejecutivo del Fondo de Integración Socio Urbana, el fideicomiso que tiene la misión de urbanizar las villas y asentamientos del Registro Nacional de Barrios Populares (RENABAP). En el cónclave aprobaron su Reglamento Interno y pusieron en común “las líneas de financiamiento y la carpeta de proyectos ejecutivos con las que comienza el FISU”.

Si bien esta fue el primer encuentro oficial del Comité Ejecutivo, la Secretaría de Integración Socio Urbana (SISU) trabaja desde hace varios meses en una cartera de proyectos en conjunto con provincias, municipios y organizaciones sociales.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Fondo contempla dos grandes líneas de acción: la integración socio urbana de barrios populares del RENABAP, y la creación de lotes con servicios para familias humildes. Entre otras obras, se financian redes de infraestructura de servicios, conexiones domiciliarias, equipamiento comunitario y espacio público, veredas y pavimento, así como trabajos de “mitigación de riesgos” en las barriadas.

El FISU está compuesto por el nueve por ciento de lo recaudado por el impuesto PAIS, y recibirá el 15 por ciento del impuesto extraordinario a las grandes fortunas. Desde la Secretaría de Integración Socio Urbana estiman que el monto total de este fondo podrá llegar, en 2021, a los “60 mil millones de pesos”.

Esta primera reunión, concretada en el ministerio de Desarrollo Social nacional, fue saludada por el ministro Daniel Arroyo, y en ese contexto asistieron la presidenta del Comité, la secretaria de Integración Socio Urbana y vecina de villa La Cava, Fernanda Miño, así como la totalidad de sus integrantes, incluido el presidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) Martín Cosentino Moreto.

“Después de muchos meses de espera se oficializó la creación de este fondo tan necesario. Sabemos que hay miles de familias que están en una situación habitacional crítica y tenemos que trabajar rápido para poder dar una respuesta. El Estado en su conjunto, y también el sector de la construcción debe estar a la altura de lo que significa reconstruir el país”, afirmó Miño.

Según anticiparon, durante esta semana se firmarán convenios para llevar a cabo las llamadas “obras tempranas” en barriadas ubicadas en distritos de las provincias de Buenos Aires (Castelli, Almirante Brown, Mercedes, Esteban Echeverría, Lomas de Zamora, Quilmes, Pehuajó), Tucumán (Tafí Viejo), Jujuy (Humahuaca), Santa Cruz (Río Gallegos), Río Negro (Viedma) y Entre Ríos (Concordia), por un total de 400 mil millones de pesos. Por el momento, la cartera de proyectos de la FISU es de 11.500 millones de pesos.

Con respecto a los lotes con servicios, desde la SISU explicaron que hay distintos formatos posibles para implementarlos: que una provincia, municipio u organización sea la unidad ejecutora, que la desarrollen privados, o que lo haga directamente el fideicomiso. “En todos los casos los lotes están orientados a responder a la demanda habitacional de los sectores más empobrecidos”, remarcaron.

Por el  momento, continúa a definir la fecha del lanzamiento formal del programa. “Con el FISU queremos arrancar de forma inmediata el tema del programa de lotes con servicios”, plantearon.