El presidente Alberto Fernández aseguró este viernes que “no fue un error” cerrar las actividades el 20 de marzo de 2020 al inicio de la pandemia por coronavirus en Argentina y recordó “la crisis en sanatorios y hospitales” y “el abandono absoluto del sistema de salud” que había dejado el Gobierno anterior.

“No fue un error”, dijo Fernández en un intercambio con la prensa local en Rosario, tras encabezar la reunión de trabajo del programa de Capitales Alternas. El presidente agregó que la gestión de Mauricio Macri había “desantendido” al sistema sanitario, lo que dejó “en situación crítica a sanatorios y hospitales”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Explicamos muchas veces que había que hacer ese cierre para poder poner en marcha la suficiente cantidad camas de terapia intensiva y garantizar respiradores”, completó el mandatario y alertó: “Si no lo hubiéramos hecho hubiésemos padecido la desidia de los años anteriores”.

Fernández reiteró que gobernar “es lo más parecido a una orquesta” en la que “no todos tienen que tocar la nota al mismo tiempo, todos tienen que tocar la nota que corresponde, en el momento que corresponde”.

Además, remarcó que hay que acostumbrarse “a vivir en la diversidad, respetando en la diversidad” y entender “que en los momentos más difíciles como el presente” hay que “estar juntos trabajando”.

Reunión con Perotti

Fernández estuvo reunido durante una hora con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, con quien repasó “la situación sanitaria de la provincia”, apuntó el Presidente. Santa Fe registró ayer 2.059 nuevos casos de coronavirus y 37 muertes, y desde el inicio de la pandemia suman 262.274 contagios y 4.412 decesos.

El presidente destacó que la fabricación en Argentina de la vacuna rusa Sputnik V “es un avance muy importante” y remarcó la posibilidad de tener “cuanto antes” la “vacuna de los argentinos”.

Fernández confirmó que “el primer lote de vacunas producidas en la Argentina está en estos momentos en Rusia”, porque “el Instituto Gamaleya es el que hace el control de calidad”.

“Necesitamos que apruebe, que nos dé certeza de que lo que se hizo en la Argentina está bien”, dijo el jefe de Estado, quien se mostró “esperanzado” y con “expectativa” de que ese trabajo “esté bien hecho”.

“Para la Argentina es un avance muy importante, es lo que trabajamos”, consideró Fernández, y agregó: “Encontramos buena receptividad en el fondo de inversión ruso, en el Instituto Gamaleya y en el laboratorio Richmond”. “Ojalá que cuanto antes tengamos la vacuna de los argentinos”, completó el primer mandatario.

Suspensión de clases presenciales

El Presidente volvió a defender la medida con la que dispuso la suspensión de clases presenciales en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) hasta el próximo viernes 30, entre las medidas sanitarias para mitigar la expansión de la segunda ola de la Covid-19 y dijo que el virus “no se fue” si no que, por el contrario, “vuelve y con más virulencia”.

“Cuando tomé la decisión de no seguir con las clases presenciales fue producto de haber visto que el crecimiento en 20 o 30 días de contagios en el AMBA de los chicos hasta 19 años era superior al 200 por ciento”, explicó el mandatario.

“¿Me hago el distraído? ¿Miro las encuestas? ¿Qué hago?”, se preguntó el mandatario. En esa línea, agregó: “Llamo a los que saben y me dicen que, cuando ponemos en funcionamiento el sistema educativo, la circulación crece un tercio más y lleva virus encima”.

“Debemos cuidarnos por mucho que nos pese, después de un año de cuidados. El virus no se fue; vuelve y con más virulencia”, completó el mandatario. Sobre el mantenimiento de la presencialidad en las clases en la provincia de Santa Fe, Fernández aclaró que cada gobernador tiene “la potestad de ir resolviendo”.

“Monitoreamos todo el país, pero cada gobernador está viendo el momento” de aplicar restricciones, indicó Fernández, al tiempo que señaló que cada provincia “por su extensión tiene realidades distintas” y ejemplificó que “lo populoso, el conglomerado de Rosario, no es igual a muchos lugares del interior de Santa Fe”.

Finalmente, alertó: “Que la prudencia no nos relaje, estamos en un problema muy serio de contagios por la pandemia” y hay que “extremar los cuidados”, mientras se avanza en el “proceso de vacunación”.