La descentralización de aquellas obras que son netamente municipales es una demanda que los intendentes bonaerenses sostuvieron y que, negociaciones legislativas mediante, lograron materializar en 2016, por medio del Fondo de Infraestructura Municipal, el FIM. Sin embargo, las autoridades bonaerenses de aquel entonces retiraron este Fondo en 2018, con el argumento de “ordenar las cuentas”. Con la llegada de Axel Kicillof a la Gobernación, este fondo se reactivó a tal punto que, esta semana, el mandatario ya anunció 199 obras en 107 municipios, con una inversión de más de 8.800 millones de pesos, y está previsto que se destine un total de 12.000 millones este año para los 135 distritos del territorio provincial.

En diálogo con Tiempo, Ignacio Negroni, subsecretario de Planificación de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, analizó los alcances del FIM.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

-El Fondo de Infraestructura Municipal se creó en 2016. ¿Qué panorama encontraron al asumir?

-El FIM existió en 2016 y 2017. Después, el gobierno anterior lo desactivó en 2018 y 2019. Nosotros volvimos con el FIM 2020, que tuvo un alcance de dos mil millones de pesos y ahora, el FIM 2021, es de doce mil millones, con obras en los 135 municipios, eso es muy importante.

-¿Cuáles son los ejes de esas obras?

-Es importante saber que las obras las eligen los intendentes. Siempre es a propuesta de ellos. En general, la elección está bastante concentrada en obras de vialidad: repavimentación, bacheo, hormigonado de calles, cordón cuneta, recambio de luminaria, veredas. El 80 por ciento va para ahí, y el restante va en obras de arquitectura, que puede ser puesta en valor de algún edificio municipal, de algún hospital, de un campo. Puede ser también la puesta en valor de un espacio verde, como un parque, una plaza y, en muy pocos casos, extensión de agua de red y cloacas.

-Es un programa muy apreciado por los intendentes.

-Sí, porque no sólo las eligen ellos, sino que las proyectan, y además las ejecutan. Tienen que salir a licitar, firmar los contratos con las empresas adjudicatarias en el caso que liciten la obra, o también la pueden hacer por administración. En ese caso, lo que licitan son los materiales para hacer la obra.

-¿La ejecución de esas obras de quién depende?

-Depende de cada intendente, y lo que se gira es un anticipo financiero. A medida que la obra avanza, ese anticipo financiero se va rindiendo, y se van transfiriendo fondos nuevamente. Así, hasta completar la obra y la totalidad de las transferencias. En los convenios hay un plazo estipulado de obras, no en todos los casos es igual, porque depende del tipo de obra. De todas maneras, hay que tener en cuenta que para nosotros es importante la obra. En el caso de que existiera algún tipo de retraso, somos lo suficientemente flexibles, porque queremos que la obra esté hecha.

-¿Cuál es el criterio de distribución de los fondos?

-El FIM 2021 se distribuye con un nuevo coeficiente, a partir de otros dos: 50 por ciento por el Coeficiente Único de Distribución (CUD), y 50 por ciento por el coeficiente de ingresos corrientes de los municipios. Entonces, atrás, hay un número duro que sustenta esa distribución de fondos, no es un número arbitrario.

-¿Hay quejas de los jefes comunales de la oposición por la distribución de fondos?

-Tenemos un diálogo fluido con todos los intendentes. De hecho, el Fondo, en tres meses y medio, se integró en un 75 por ciento. Porque el Fondo es de doce mil millones, y nosotros vamos en 9.500 millones en proyectos presentados y firmados, un poco más del 75 por ciento. Y eso equivale a 110 municipios, un número un poco más grande que el anunciado por el gobernador el lunes. Y para poder lograr eso, tenemos una muy buena comunicación con todos. Además, como el Fondo tiene un tope, que es de doce mil millones, cualquier incremento en un municipio, significaría reducción en otro. A medida que los municipios vayan presentando más proyectos y completando la documentación que se requiere para el trámite administrativo, se va a ir integrando hasta los doce mil millones. Todos los días hay un convenio nuevo, o se aporta documentación nueva para firmar.

-¿Hay otros fondos que encaran con los alcaldes?

-Tenemos el Fondo PREIMBA (Programa de Emergencia de Infraestructura Municipal de la Provincia de Buenos Aires), que nos transfiere Nación, para que lo administremos de la misma manera que el FIM 2021, y que esperamos integrarlo lo antes posible. Son cinco mil millones de pesos, con los cual, sumados a estos doce mil millones, van a ser diecisiete mil millones. El desafío por delante es integrar la totalidad de los dos fondos, del FIM y del PREIMBA, y ver que los intendentes efectivamente realicen las obras. Porque lo más importante no es firmar el convenio, sino que la obra se haga y esté disponible para los vecinos.