El gobernador Axel Kicillof se refirió este martes a las causas judiciales que enfrentan la vicepresidenta Cristina Kirchner y el intendente de Ensenada, Mario Secco, y sostuvo que «hay jueces que dan vergüenza».

«Estamos en épocas de lawfare, de persecución judicial y de jueces que dan vergüenza. A Mario Secco le quieren aplicar ese correctivo, pero no saben con quién se meten», señaló al encabezar la entrega de camionetas a escuelas de Educación Especial en Ensenada y compartir escenario con el jefe comunal kirchnerista que enfrentará en breve un juicio oral por «coacción agravada, resistencia a la autoridad y perturbación al ejercicio de funciones públicas».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El mandatario defendió así a Secco por la causa judicial abierta luego de que irrumpiera en la sesión de la Legislatura bonaerense del 14 de diciembre de 2017, en la que se trataba la reforma jubilatoria del Banco Provincia, que hoy busca derogar la gestión de Kicillof.

Aquel día, en las inmediaciones de la Cámara de Diputados bonaerense, empleados del Bapro marcharon en rechazo a esa reforma que impulsaba la ex gobernadora María Eugenia Vidal y fueron reprimidos por la policía. Secco, que participaba de la movilización, intentó detener ese ataque e irrumpió en medio de la sesión con los cartuchos que había tirado la Policía para mostrárselos a los legisladores que iban a tratar el expediente.

El Tribunal Oral Criminal (TOC) N° 2 de La Plata fijará fecha en breve para el juicio oral y público del intendente por ese episodio de 2017. Ante esta situación, Kicillof no dudó en darle su apoyo. «Son todos hechos de persecución que no van a ir ni a la esquina. Quédate tranquilo que el pueblo te está acompañando», señaló el gobernador.

«Mario, te vamos a estar acompañando como lo hizo buena parte de la dirigencia de la provincia cuando nos enteramos de que venía otra embestida. Este es un vuelto por sus posiciones políticas en la época anterior y en actual», subrayó y finalizó: «Quien lo lleva adelante, tiene que convivir con la certeza de usar el Poder Judicial para eso».

Por último, el mandatario recordó que durante los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal a los intendentes opositores «no les daban ni agua» y, además, «generaban falsas denuncias y causas para perseguirlos judicialmente y tratar de desprestigiarlos, atemorizarlos o restringirlos en sus opiniones, en sus posiciones políticas o en sus actos».