El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, respaldó la decisión del gobierno nacional de congelar por 90 días los precios de 1432 productos de la canasta básica, “para que nadie se haga el piola” y destacó la necesidad de “cuidar el bolsillo de la gente”.

El gobierno publicó el miércoles la resolución 1050/2021 de la Secretaría de Comercio Interior, a través de la cual se retrotraen al 1 de octubre y se congelan hasta el 7 de enero próximo los precios de los principales productos de consumo masivo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese sentido, en declaraciones a radio La Red, el mandatario bonaerense razonó que en el marco de la salida de la pandemia “cuando la economía crece rápidamente -porque la demanda y el consumo estaban interrumpidos por los cierres generados por el cuidado de la salud- hay que mirar con mucho cuidado el tema de los precios”.

“No puede pasar que uno vaya al supermercado y los precios hayan perdido parámetro”, continuó e insistió en que “hay que ordenar el tema de los precios porque no puede ser que la gente salga de la pandemia y sufra esto”.

En ese contexto, al ser consultado sobre las críticas a la medida formuladas por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien subrayó que “esto termina en desabastecimiento”, Kicillof respondió: “Deberían ser menos electoralistas y oportunistas”.

“La pandemia generó dolor y pérdidas, enfermedad y muerte, pero no generó amnesia en la sociedad. Nadie se olvida de lo que pasó en los años del macrismo y Larreta fue parte fundamental del Gobierno de Macri”, evaluó.

Por último, consideró que “la sociedad está golpeada”, por lo que se necesita “que el gobierno cuide el bolsillo de la gente”.

Por su parte, Rodríguez Larreta había señalado en diálogo con radio La Red que “en la Argentina ya se ha demostrado una y mil veces que los controles de precio de forma compulsiva no han funcionado nunca en la historia. Esta cosa obligatoria ya sabemos cómo terminan: desaparecen los productos de las góndolas, desabastecimiento, se cambian las etiquetas de los productos”.

“Es raro que vayamos a insistir una vez más en algo que no funcionó en la Argentina. Es un parche porque no logran bajar la inflación; prometieron que lo iban a hacer y la yerba cuesta cada día más cara”, completó.