El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció la puesta en marcha de un plan para reparar casi 800 escuelas para que las clases puedan comenzar el 2 de marzo y afirmó que “es obligación de la provincia tener las escuelas en condiciones seguras”.

La presentación del plan “Escuelas a la obra” se realizó en el municipio de Merlo y contó con la presencia también del intendente, Gustavo Menéndez, y el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“En estos días se habló muchísimo sobre acreedores y bonistas. Quiero decir que la deuda que viene a saldar este gobierno es la deuda que tiene con los y las bonaereses en materia de infraestructura educativa”, dijo el gobernador y manifestó que se trata de una “prioridad” de su gestión.

“Hemos tenido que lamentar sucesos espantosos cuando eso no se hizo yeso no tiene que pasar nunca más”, dijo sobre la explosión en un escuela de Moreno que mató a dos trabajadores de la educación, Sandra Calamano y Rubén Rodríguez.

“Es nuestra obligación tener las escuelas en condiciones, seguras. Es por eso que no venimos ni a quejarnos, ni a acusar, ni a señalar. Vinimos desde el día uno a solucionar partiendo de un diagnostico, de la realidad”, sostuvo y recordó que la gobernación de María Eugenia Vidal dejó unos 1600 millones de pesos en deuda de pagos en obras escolares, gastos de mantenimiento, alquileres y servicios. “Encontramos 243 obras con ejecución interrumpida. Esqueletos de jardines y escuelas y vinimos acá a decir que de manera progresiva pero sistemática nos proponemos finalizar todas las obras iniciadas”, agregó.

Durante el acto, Kicillof informó el inicio del plan para escuelas en riesgo pero adelantó que hay dos líneas más como parte del programa Escuelas a la obra que incluye por un lado jornadas con las comunidades educativas y otro con trabajadores y trabajadoras de la economía popular para hacer mantenimiento y pintar el resto de las escuelas de la provincia.

“Queremos recuperar no solo los edificios sino el lugar prioritario que tiene que tener la educación en la provincia de Buenos Aires para que nadie vuelva a decir que en la escuela pública se cae”, concluyó.