Apenas 48 horas antes del asesinato del niño Ismael Ramirez, el comisario mayor Julio Cesar Domínguez, a cargo de la Dirección de Zona Interior Sáenz Peña, había dispuesto una serie de operativos “preventivos” en comercios y supermercados de la ciudad chaqueña, alertado por los mensajes en redes sociales que alentaban “saqueos”. El lunes a la noche, finalmente, Domínguez y su tropa actuaron, la mercadería quedó a salvo y el chico Qom de 13 años murió de un balazo en el pecho, y otro de 14 lucha por salvar su ojo en un hospital.

“Lo que llevó a esta situación es el ajuste indiscriminado, se están pasando los límites de la pobreza y se entra en la marginación. Si no se empieza a contener de alguna manera, los desbordes seguirán empeorando”, avisa Carlos Moqueira, de Alameda Chaco y miembro de la Multisectorial 21 F.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

De acuerdo, al relato de los testigos, alrededor de las 20, la policía reprimió a un grupo de personas que intentó saquear el supermercado “El Impulso”, ubicado en la esquina de las calles 21 y 14 del Barrio Obrero. Ismael Ramírez, que no participaba de los incidentes, recibió el disparo fatal, según las primeras pericias, de una escopeta o “arma tumbera”.

...

“Exigimos a la justicia el esclarecimiento del crimen de Ismael, como así también que informe a la comunidad sobre las responsabilidades de los efectivos involucrados y de los superiores que ordenaron la represión y le exigimos al Gobierno Nacional que declare la emergencia alimentaria, sanitaria y social en todo el país”, remarca Moqueira.

Por su parte, la CTA de Lxs Trabajadores de Sáenz Peña, junto a organizaciones y movimientos sociales, políticos y sindicales, convocó a concentrar y movilizar en la plaza San Martin y “repudiar la terrible represión que se llevó la vida del Ismael Ramírez, un niño de 13 años, y dejara gravemente herido a otro de 14 años, en lo que fuera un intento de saqueo en dicha localidad”.

En un comunicado, el organismo recordó que “los trabajadores y trabajadoras venimos alertando el inminente empobrecimiento de nuestro pueblo a razón de las políticas neoliberales, ya conocidas por los perversos resultados” y extiende las responsabilidades políticas al intendente Gerardo Cipolini, al gobernador de la provincia Domingo Peppo y al jefe de la Policía de Chaco, comisario general Ariel Acuña.

“Nuestra infancia asesinada por comida, expuesta a la represión y la exclusión. Exigimos retroceder en acciones que vulneren la vida y la integridad de nuestres niñes y que se sancione con severidad crímenes de esta envergadura”, cierra el documento.

En tanto, el Frente Popular Darío Santillán denunció amenazas a los periodistas que difunden la verdad. “Inventan versiones y quieren justificar el asesinato de un nene durante un intento de saqueo a un supermercado”, se quejó el vocero del Frente, Federico Palacios.

“En estos momentos, los movimientos sociales de Chaco exigimos justicia. El pueblo Qom y el conjunto de la población está en las calles”, avisa Palacios.