Mientras que los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y German Castelli apuestan a la intervención de la Corte Suprema de Justicia para saber si pueden aferrarse a los cargos que Mauricio Macri les otorgó por decreto o si deben regresar, tal como determinó el Consejo de la Magistratura y el Senado de la Nación, a sus tribunales originales, el presidente Alberto Fernández fue claro al explicar que este viernes que «no hubo un solo juez removido», que «no se le saca la causa a ningún juez» y que «se respetó el principio de juez natural a rajatabla».

«Los que se quejan son los que siempre han manipulado a los jueces y sienten que pierden el poder de manipular. ¿Qué está discutiendo la Corte? ¿Cuál es la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte, que tiene tanto ahínco? ¿Qué está buscando?», aseguró el mandatario en diálogo con Radio 10, tras afirmar: «Si fuera un canalla, me haría el distraído y todas las vacantes las llenaría con aquellos simpáticos para mí, pero no es lo que hay que hacer: hay que poner jueces probos y capaces».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese sentido, apuntó que «para nombrar a un juez, uno tiene que dar un concurso y antes de que el Poder Ejecutivo resuelva, lo que tiene que hacer es pedirle al Senado que esté de acuerdo y estos tres jueces nunca fueron al Senado», en referencia a Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y German Castelli.

La situación de los tres jueces

Presentaron amparos ante el fuero Contencioso Administrativo y recurrieron a la Corte pidiendo que interviniera por “per saltum” y dejara sin efecto la decisión del Consejo de la Magistratura y del Senado.

La jueza que entendió en el amparo, María Alejandra Biotti, rechazó la pretensión y los jueces deberían volver a sus tribunales de origen. A la espera de una resolución de la Corte, los magistrados presentaron ante la Cámara de Casación Penal un pedido de licencias que fue desestimado.

Pero esta semana, el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, convocó a un «acuerdo extraordinario» para el próximo martes con el propósito de tratar los recursos presentados.

Alberto, el cepo y el corralito

En la misma entrevista, el presidente fue consultado por la situación del dólar y de la especulación sobre un posible “corralito”, como sucedió en 2001 y en 2002. “No hay nada de eso, no estamos vislumbrando nada de eso, ni creo en nada de eso. Como tampoco creo en el cepo. El cepo lo heredé, no lo dispuse yo”, explicó antes de tildar a Macri de irresponsable por dejar que cayeran tanto las reservar del Banco Central durante la campaña presidencial del año pasado. “Ganamos las PASO y al día siguiente el que era presidente le echó la culpa enfurecido a los argentinos y desde ahí hasta a elección final hizo un festival de dispendio de reservas, de u$s23.000 millones y nos dejó ene Banco Central alrededor de u$s10.000 para hacer frente a todo lo que venía. Nos dejó en default, con deuda con organismos internacionales y con u$s10.000 millones, pero le hicimos frente a todo. Le pagamos a los organismos internacionales de crédito, logramos u acuerdo con los acreedores, pero nos agarró la pandemia en el medio y la economía se deprimió como en todo el mundo, y la acumulación de dólares fue virtualmente casi nula”.

El presidente y la situación del ex diputado Ameri

Tras la renuncia del que fuera representante de Salta en la Cámara de Diputados, por una conducta impropia de dicha cámara, el presidente respaldó la decisión del conjunto de legisladores que votó por suspenderlo para revisar su accionar (aunque horas más tarde, presentó la renuncia). «Pasó algo grave y la política no debe pasarlo por alto

Un diputado es un representante del pueblo. Lo que no puede pasar, es que no pase nada, porque sino en la política todo nos iguala», consideró.