El presidente de la Nación Mauricio Macri admitió hoy no saber que el acuerdo que pretende llevar adelante entre el Arsat y la firma estadounidense Hughes necesita autorización del Congreso.

Al ser consultado sobre la necesidad de que este convenio tenga que pasar por el Congreso, dijo: «No lo tengo tan claro» porque, a su criterio, «es un acuerdo sobre un satélite, con carácter más comercial que tecnológico, porque el desarrollo tecnológico será Invap».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Macri aseguró hoy, en una entrevista que concedió a Radio Seis de Bariloche, que el acuerdo entre Arsat y Hughes para construir el satélite Arsat 3 permitirá «potenciar la capacidad tecnológica del país y en particular de la empresa Invap», y sostuvo que, al asumir la Presidencia, el gobierno nacional encontró “serios problemas de comercialización” para los dos primeros satélites de la serie.

«No queremos repetir esta experiencia de que lanzamos un satélite y está vacío. Agregó que “esta es una alianza estratégica, basada en nuestra capacidad tecnológica”, en la que el país “buscó un socio que potenciará la capacidad de Invap, porque va a ser la que provea el Arsat 3. Esta es una inserción inteligente de Argentina en el mundo».

Sin embargo, desconoció la Ley de Desarrollo Satelital, de 2015 que sostiene que «cualquier acto o acción que limite, altere, suprima o modifique el destino, disponibilidad, titularidad, dominio o naturaleza de los recursos esenciales y de los recursos asociados de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y de las Telecomunicaciones, definidos en la ley 27.078 ‘Argentina Digital’, que pertenezcan o sean asignados a la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales Sociedad Anónima AR-SAT, requerirá autorización expresa del Honorable Congreso de la Nación».
Macri se mostró relajado. “Les digo a los muchachos de Invap que no se preocupen, van a seguir trabajando, y estamos buscando cómo potenciar mejor su trabajo”, afirmó, y en referencia al acuerdo advirtió que “esto recién comienza. Es el principio de una carta de intención para avanzar. La investigación y el desarrollo, aislados del mundo, no pueden avanzar”.

Arsat, empresa estatal de soluciones satelitales, afirmó ayer que la carta de intención firmada con Hughes el 29 de junio no implica «bajo ningún motivo ni circunstancia la privatización» de la compañía «ni de ninguno de sus activos», y que busca la creación de la compañía Newco.

Indicó que esta nueva empresa incorporará inversión externa y privada a las misiones satelitales nacionales, que “no pueden seguir financiándose en un 100% con los impuestos de los argentinos».

Al respecto, Macri recordó que antes “Invap no conseguía financiamiento” y en las licitaciones “quedaba afuera de la cancha”, y que en cambio ahora “se puede acceder a buen financiamiento. Ahora el mundo nos visita y nos dice ‘queremos trabajar con ustedes’”.