El Frente de Izquierda – Unidad y organizaciones sociales y sindicales se movilizaron hoy a Plaza de Mayo para rechazar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y denunciaron que se trata de una “hipoteca” que significa “más dependencia, más extractivismo y más pobreza”. Además, le pidieron al kirchnerismo que se sume al rechazo en las calles. Con la consigna “No al acuerdo del gobierno con el FMI y no pago de la estafa de la deuda externa», la medida tuvo réplicas en 30 ciudades del país.

Pasadas las seis de la tarde, las columnas de los partidos de izquierda que integran el bloque junto a sindicatos y la “Autoconvocatoria por la suspensión del pago de la deuda» comenzaron a llegar a la Casa Rosada, tras realizar una radio abierta en el Obelisco.

Algunas ingresaron por Diagonal Sur y otras por Avenida de Mayo con banderas que repetían la consigna de la movilización. En un escenario montado frente a la Casa de Gobierno, leyeron una declaración unitaria en la que advirtieron que se viene un “co-gobierno con el FMI”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Los gobiernos ‘nacionales’ administrarán los lineamientos que imponga el Fondo. Es una verdadera pérdida de soberanía del país”, indicaron. No hubo oradores sino que se leyó el documento firmado por todas las organizaciones. El texto también hizo eje en la ilegitimidad de la deuda generada por el gobierno de Mauricio Macri. Pidió que se investigue y le reclamó al presidente Alberto Fernández que cumpla con su promesa de campaña. “Significa una enorme hipoteca, que traerá más ajuste y alineamiento político y económico con el imperialismo y el gran capital internacional”, indicaron.

Además denunciaron las presiones de Estados Unidos y el empresariado local para cerrar con el organismo multilateral de crédito y advirtieron sobre el riesgo que implican las revisiones trimestrales. “El Estado está obligado a abrir las cuentas públicas al FMI y que este verifique en forma permanente el avance de las devaluaciones, el aumento de tarifas o el recorte de partidas presupuestarias para jubilaciones, educación, salud, etcétera”, detallaron. “El acuerdo significa consagrar la impunidad de los responsables nacionales e internacionales de esta deuda ilegal, ilegítima, fraudulenta y odiosa, y de sus beneficiarios”, agregaron.

En las calles, varios dirigentes hicieron declaraciones y apuntaron contra el kirchnerismo por su postura ante lo anunciado por el ministro de Hacienda, Martín Guzmán.  El legislador porteño por el Partido Obrero Gabriel Solano dijo que “el silencio de Cristina Fernández es para salvar el pacto con el FMI y que se apruebe en el Congreso Nacional. Tampoco Máximo Kirchner ni La Cámpora están enfrentando este pacto. Su renuncia dejó la presidencia del bloque a un defensor a ultranza del acuerdo con el Fondo”.

En ese mismo sentido se expresó la dirigente del Nuevo Más, Manuela Castañeira, que llamó al expresidente del bloque del Frente de Todos y al director de Banco Nación, Claudio Lozano, (que también se manifestó en contra del acuerdo) a “pasar de los dichos a los hechos”. Desde el MST, Celeste Fierro le pidió a “las organizaciones del Frente de Todos que dicen oponerse, que sean coherentes. Rompan con el gobierno, voten en contra en el Congreso y llamen a derrotar este acuerdo de entrega”

La diputada nacional del Frente de Izquierda, Myriam Bregman, dijo que la salida no es la entrega ni agachar la cabeza. “Decimos no a la impunidad de los responsables de esta entrega de soberanía.Ya lo vimos en la historia argentina, siempre el mismo discurso: ‘Es lo menos malo, lo único que nos quedaba’ y terminó todas las veces con un gran ajuste», afirmó la abogada. 

En la movilización, que según los organizadores concentró a 80 mil personas, también estuvieron los gremios SUTNA, AGD, Sutebas Combativos, Unión Ferroviaria Oeste y Ademys, entre otros. La CTA – Autónoma Capital se sumó a la medida. El secretario Adjunto, José “Pepe” Peralta, sostuvo que “las deudas se pagan, pero las estafas no”.  “De ninguna manera el pueblo argentino tiene por qué pagar eso. Sabemos quién tiene la plata que mandó el FMI, exigimos la investigación y que lo paguen los responsables”, le dijo el sindicalista a Tiempo.