El gobernador Axel Kicillof logró este domingo el objetivo electoral que se había trazado tras las PASO y quedó empatado 23 a 23 escaños en el Senado provincial, que hasta ahora era dominado por Juntos por el Cambio.

El Frente de Todos logró repuntar en tres de las cuatro secciones electorales que elegían a los 23 senadores que se renuevan en estas elecciones y le arrebató 3 escaños a la oposición. Juntos ponía en juego 16 bancas y el peronismo 7. Actualmente, la oposición ostenta un bloque de 26 y tiene la mayoría sobre el oficialismo, que cuenta con 20 lugares.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La clave del triunfo del gobierno (pese a haber perdido) estuvo en la Primera, la Cuarta y, especialmente, en la Séptima, donde la boleta del FdT logró llegar al piso del 33%, algo que no ocurría desde 2005.

En la Primera sección, donde se elegían 8 senadores, el reparto terminó 4 a 4. Juntos le ganó 39,33% a 38,89% al FdT, que creció 3 puntos desde las PASO. El peronismo se quedó así con una banca más de las que ponía en juego, ya que en 2017 sólo había conseguido 3 y la oposición 5.

En la Cuarta sección se votaban 7 senadores. El gobierno sostuvo allí el piso que ya había obtenido en septiembre y accedió a una banca más que hace cuatro años atrás. Con el 99% de las mesas escrutadas, el macrismo llegó al 50% de los votos y el FdT al 34%. Con ese resultado, Juntos renovó 4 senadores (uno menos de los que ponía el juego) y el gobierno se quedó con 3.

La sorpresa la dio la Séptima sección electoral, donde la boleta que encabeza el diputado nacional Eduardo “Bali” Bucca, logró sumar 3 puntos y llegar al 33% necesario para llevarse uno de los tres escaños que se renovaban. En tres últimas elecciones, esos tres lugares siempre habían quedado para el ganador, debido a que el piso requerido es alto. El escrutinio provisorio terminó 51 a 33,74%.

En la Quinta sección electoral se votaban 3 lugares para el Senado. Es una sección siempre esquiva para el peronismo, donde Juntos se alzó con el 51% de los votos y le sacó 20 puntos de diferencia al FdT, que terminó el conteo con 31%. El reparto allí quedó 3 para los amarillos y 2 para los azules, igual que hace cuatro años.

Con este panorama, las bancadas del Frente de Todos y Juntos quedarán con 23 senadores cada uno. En caso de empate, definirá la vicegobernadora Verónica Magario.

Al hablar en el búnker del gobierno en Chacarita, Kicillof se mostró exultante por el resultado de la elección y por el logro en el Senado bonaerense. “Estamos tremendamente contentos. Hoy es una noche de alegría y de amor”, planteó Kicillof y ponderó el hecho de que se haya incrementado “fuertemente” la participación en las elecciones de la provincia.

“Con este resultado, el FdT de la provincia recupera la mayoría en el Senado: 23 votos de un lado y 23 del otro, y la presidenta del Senado -que desempata- es la compañera Verónica Magario”, dijo y recordó que desde que ausmió gestiona en minoría y que por eso se trababan los proyectos. En este sentido, anticipó que usará esa mayoría “para que esos proyectos que les mejoraran la vida a los bonaerenses se puedan aprobar”.

En la Cámara de Diputados, donde se renovaban 46 bancas, el panorama fue distinto ya que con el resultado del escrutinio provisorio, Juntos pasó a ser la primera minoría con 43 escaños y el FdT se convirtió en la segunda fuerza con 42. El sorpresivo triunfo de “Avanza Libertad”, el partido de José Luis Espert, que logró alzarse con 3 bancas, complicó los planes del oficialismo. La Izquierda, en tanto, logró ingresar 2 diputados.