La fiscalía federal de Mar del Plata pidió este lunes a la Cámara Federal de Casación Penal que revoque el arresto domiciliario del ex fiscal Gustavo Modesto Demarchi, recientemente otorgado por jueces del Tribunal Oral Federal, que lo condenó a prisión perpetua por asociación ilícita y los homicidios de seis personas, todos delitos de lesa humanidad cometidos antes del Golpe de Estado de 1976. El beneficio fue otorgado por una lesión en el talón de Aquiles y para los fiscales la decisión del tribunal “pone en jaque la seriedad con que deben sancionarse los crímenes contra la humanidad”.

Los jueces Alfredo Ruiz Paz, Víctor Bianco y Luis Alberto Imas del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Mar del Plata concedió el beneficio a Demarchi el 11 de diciembre pasado. Pero para general Daniel Adler, la fiscala Laura Mazzaferri y la auxiliar fiscal María Eugenia Montero, la decisión es irregular debe ser revocada “por resultar arbitraria, carecer de fundamentación, afectar la garantía de debido proceso legal y comprometer las obligaciones asumidas por el Estado Argentino ante la comunidad internacional”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Gustavo Demarchi fue condenado a prisión perpetua en 2016 por seis crímenes cometidos en 1975, cuando era líder de la CNU en Mar del Plata. Fue un fallo histórico porque esos crímenes fueron considerados como delitos de lesa humanidad y junto al ex fiscal y candidato a intendente de la ciudad balnearia, también fueron condenados Mario Durquet y Fernando Otero, también integrantes de la banda parapolicial de ultraderecha Concentración Nacional Universitaria (CNU) que asoló la ciudad –entre otras- en el año previo al golpe de Estado.

Demarchi fue sentenciado por los asesinatos cometidos en “la noche del 5 por 1”: fue considerado por el TOF como coautor de los homicidios de Enrique Elizagaray, Guillermo Enrique Videla, Jorge Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla y Bernardo Goldemberg, el secuestro y homicidio calificado de María del Carmen “Coca” Maggi, y por el delito de asociación ilícita.

En el recurso que los fiscales federales interpusieron ante la Cámara señalaron: “Resulta de gravedad institucional que un ex fiscal de la Nación condenado a prisión perpetua por intervenir en el asesinato de seis personas en ejercicio de la función se lo autorice a salir de la prisión y se vaya a la casa porque se le rompió el tendón de Aquiles”.

En contraposición, el Ministerio Público Fiscal opinó que se debe ordenar que la prisión preventiva sea cumplida en un establecimiento de salud penitenciario en el que se garantice la adecuada atención de las patologías diagnosticadas, según informó la página de la Procuración (www.fiscales.gob.ar).

“La gravedad del caso que nos ocupa resulta innegable por la trascendencia pública de los hechos a juzgarse, es decir, su repercusión más allá de las partes. Además, la solución se proyectaría sobre casos futuros y afecta la administración de justicia, puesto que dejaría el camino liberado para que se pusiere en serio riesgo el cumplimiento de las sanciones por crímenes contra la humanidad de conformidad con el derecho vigente. Esta situación es intolerable para el Estado de Derecho”, detallaron los fiscales.

En el pedido para que el ex fiscal acceda a la domiciliaria sus defensores alegaron que sufre de una rotura completa del tendón de Aquiles de su pierna derecha y que dicha lesión no resultaría curable mediante un tratamiento quirúrgico.

El TOF otorgó la domiciliaria pese a que el Cuerpo Médico Forense y el Servicio Penitenciario (Demarchi está detenido en la Unidad Penitenciaria 34) afirmaron que contaban con los medios para tratar la patología. Por ello, para los fiscales hubo “una valoración parcial y arbitraria” de esos informes.

“Nos encontramos frente a una sobrevaloración del estado de salud del imputado, que no presenta en rigor, sino una situación de lesión en su talón de Aquiles. Imagínense qué argumento fácil para los presos por delitos comunes que sobrepueblan las cárceles de la Argentina, lesionarse el talón. Salvo el caso de Aquiles, pocos son quienes no se han recuperado de esa dolencia”, escribieron los fiscales.