El Tribunal Oral Federal (TOF) 2 dispuso apartar al abogado designado por el Gobierno para participar del juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA ya que desempeña un cargo en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires.

El TOF 2 sostuvo que el cargo asignado al abogado José Console para participar del juicio “resulta incompatible” con el que desempeña en el órgano encargado de designar y destituir jueces en la Ciudad.

A pesar de la oposición de Elisa Carrió y del resto de los abogados del Estado en el juicio, Console había sido designado por el ministro de Justicia, Germán Garavano, para participar de los alegatos, acto en el que pidió la absolución de los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, y del ex comisario Jorge ‘Fino’ Palacios.

También podés leer: José Console: línea con Angelici y el número 3 de la AFI

La decisión del TOF 2 fue comunicada por el juez Jorge Gorini durante el inicio de una nueva audiencia del juicio que lleva más de dos años y se desarrolla todos los jueves en el edifico de los tribunales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro.

“Corresponde apartarlo del rol de abogado de la querella y dejar sin efecto su designación en autos”, sostuvo Gorini tras explicar que su designación resultaba incompatible de acuerdo a las leyes de la Constitución de la Ciudad, a la ley orgánica del Poder Judicial porteño y al reglamento del Consejo de la Magistratura.

También podés leer: Caso AMIA: surgen lazos entre acusados y Garavano

“La Constitución de la Ciudad de Buenos Aires establece que los jueces o funcionarios judiciales no pueden ejercer profesión, empleo o comercio que no sea la docencia”, remarcó Gorini antes de leer la resolución del Tribunal.

La decisión fue tomada por mayoría con los votos de Gorini y el juez Néstor Costabel, quienes además dispusieron remitir testimonio de lo actuado a la Oficina Anticorrupción, al Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires y el Consejo de la Magistratura porteño.

Para que Console participara del juicio el Ministerio de Justicia le retiró el poder a otro abogado de la Unidad AMIA, Enrique Ventos, que había trabajado junto con los demás abogados de la unidad en un alegato distinto al que finalmente se presentó, según pudo reconstruir Télam.

El alegato en el que habían trabajado los integrantes de la Unidad AMIA, pero que fue desechado por el Gobierno, incluía pedidos de penas para los ex fiscales Mullen y Barbaccia, por lo que la designación de Console y su posterior intervención en el juicio desató una fuerte crisis al interior de la Unidad.

A pesar del apartamiento de Console, el TOF 2 decidió tener por aceptado el alegato de la querella del Ministro de Justicia porque fue realizado en presencia de Horacio De Filipo, otro abogado de la Unidad AMIA que si está habilitado para participar del juicio.

En el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA están siendo juzgados, además de los ex fiscales Mullen y Barbaccia, el ex presidente Carlos Menem, el titular de la SIDE Hugo Anzorreguy y el ex juez Juan José Galeano, entre otros.

En el juicio oral se ventilaron dos grandes hechos: por un lado, el pago al reducidor de autos Carlos Telleldín para que diera una declaración falsa ante la justicia; y, por otro, el abandono deliberado de la investigación sobre el ciudadano de origen sirio Alberto Kanoore Edul, quien tenía vínculos con la familia Menem.