La medida de fuerza comenzó esta madrugada y fue llevada a cabo por trabajadores nucleados en la Asociación de Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos (APDFA), tras una serie de despidos que golpeó al sector, afectó el servicio de carga y de pasajeros.

Durante la mañana se produjeron demora y cancelaciones en los distintos ramales y servicios. El ferrocarril Sarmiento, el ramal Suárez de la línea Mitre y la mayoría de los ramales del Roca no brindaron servicio y hubo demoras en el Belgrano Norte y el Urquiza.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Respecto al levantamiento de la medida de fuerza, el secretario general de APDFA, José Silva, explicó que el objetivo del paro fue visibilizar el conflicto. “El objetivo se ha cumplido», aseguró.

En declaraciones a Radio Vorterix, el dirigente gremial dijo que el paro no fue sorpresivo: «Quiero aclarar que el paro no es sorpresivo, fue comunicado al Ministerio de Trabajo y lamentablemente no quisieron dictar la conciliación obligatoria. Es sorprendente que no la hayan dictado de oficio. Yo he hablado con funcionarios pero esa conciliación obliga a las dos partes y yo interpreto que las empresas no quieren sentarse a negociar», añadió.

En tanto el presidente de Trenes Argentinos, Marcelo Orfila, atribuyó al «sindicalismo del pasado» la medida y agregó: «Esto no tiene nada que ver con los tiempos que vive la Argentina hoy. Nosotros estamos siempre abiertos al diálogo, no es que no atendemos a los dirigentes».

El martes, el gremio había movilizado a Constitución, terminal que hoy amaneció cerrada al público, en busca de visibilizar el mismo reclamo y para encontrar una salida a un conflicto en el que nadie da respuestas.

Según explicaron desde el gremio, el paro se realizó en reclamo de un encuadramiento sindical, por la continuidad de los servicios ferroviarios en la provincia de Buenos Aires y por los despidos sufridos en el Belgrano Cargas.