La represión sufrida por los dirigentes el domingo reavivó el conflicto docente que parecía haberse enfriado tras la vuelta al diálogo en la provincia de Buenos Aires. Como ocurrió durante las medidas de fuerza anteriores, los funcionarios del gobierno salieron todos a criticar a los gremios docentes y las medidas de fuerza.

El ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, volvió a cargar contra los docentes tras el paro convocado en rechazo a la represión en la Plaza del Congreso el domingo por la noche, cuando intentaban instalar una “escuela itinerante”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Los docentes no están por encima de la ley”, manifestó Bullrich en diálogo con radio La Red y sostuvo: “Es lamentable. Es un paro muy insólito. Un paro generado porque se quiso violar la ley y la ciudad mandó las fuerzas de seguridad, después dialogar durante seis horas. Se les explicó que el permiso no estaba completo y querían instalar a la fuerza las carpas y las fuerzas actuaron”.

“¿Cómo llegamos a que por un tema de espacio público en la Ciudad los chicos de Jujuy no tengan clases? Me supera que sean incapaces de reflexionar”, agregó.

Además de Bullrich, nuevamente el ministro de Trabajo Jorge Triaca salió a deslegitimar el paro.
“Va bajando el nivel de adhesión al paro docente” y que “en algunos casos (los gremialistas) han tenido una actitud violenta”.

También lo hizo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. “La carpa (docente) no estaba autorizada”, sostuvo y dijo que mientras “la policía de la Ciudad estaba parada los docentes les pegaban patadas por abajo”.

“Durante casi siete horas el Gobierno de la Ciudad estuvo negociando para que no pongan las estructuras porque también hay responsabilidades civiles y penales en estructuras de ese tamaño. Pero bueno, la Policía de la Ciudad estaba parada y los docentes le pegaban patadas por debajo”.

“Ahora, dejar de vuelta a los chicos sin clases…”, lamentó, y acusó a los gremios de “ganar tiempo durante las negociaciones con la Ciudad para reagrupar gente y dar esa imagen. Por eso, el Gobierno de la Ciudad actuó luego como debía. Y resulta que eso dio la excusa para otro día de paro”.

También sostuvo que “no hay conducciones sindicales que puedan extorsionar” y agregó: “Cambiemos está en ese camino fuerte y no nos vamos a dejar doblegar por los que quieren volver al pasado que ya vivimos”.