La jura de los ministros arrancó cerca de las 18 en el subsuelo de la Casa Rosada, en el Museo de Bicentenario. Todo ocurrió en el marco de una temperatura asfixiante: se corrió el rumor de que los equipos de refrigeración no funcionaban  bien o no daban abasto para la cantidad de gente que presenció la jura.  

Impasibles ante el golpe de calor, los colaboradores designados por Fernández desfilaron por turnos ante el propio mandatario y la escribana general adscripta del gobierno. Luego de actas protocolares y tradicionales fórmulas de jura, cada uno de los ministros recibió felicitaciones por parte del público. Los más ovacionados fueron el flamante ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, y su par de Salud, Ginés González García.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El acto protocolar que se desarrolló en el alargado y moderno subsuelo de la ex Aduana Taylor, con techos acristalados que estuvieron todo el día expuestos al sol, se convirtió en el estreno oficial de un gabinete que tendrá que enfrentar graves problemas locales. Pero los acontecimientos que ocurrieron en este martes –una jornada frenética, en la que pasaron muchas cosas- demostraron que entre los obstáculos que deberá sortear el gobierno habrá un porcentaje importante para las acechanzas de factores de poder internacionales.  

Mientras la jura de los ministros transcurría en la Casa Rosada se conoció que el delegado de mayor nivel de Donald Trump que había llegado a Buenos Aires para representar al gobierno estadounidense, Mauricio Claver-Carone, había cancelado a último momento su presencia en la asunción del presidente. La razón del portazo diplomático era la llegada al país de un funcionario venezolano.  Todo este episodio empezó a circular mientras los ministros iban jurando sus cargos: el primero en hacerlo, como corresponde, fue el jefe de Gabinete Santiago Cafiero.  

El joven politólogo y principal armador del Grupo Callao fue bastante buscado por sus pares del Gabinete: Sabina Frederic, la ministra de Seguridad, por ejemplo, le dedicó un largo abrazo a Cafiero tras jurar por el cargo y estampar su firma en el acta correspondiente.  

La jura de los cargos continuó en un trámite bastante expeditivo, con un orden difícil de interpretar: Agustín Rossi (Defensa); Luis Basterra (Agricultura); Marcela Losardo (Justicia); la propia Frederic. Siguieron Matías Kulfas (Desarrollo Productivo); Gabriel Katopodis (Obras Públicas); el muy aplaudido Ginés; Daniel Arroyo (Desarrollo Social); Elizabeth Gómez Alcorta (Mujer, Género y Diversidad); Nicolás Trotta (Educación); Tristán Bauer (Cultura). La lista siguió avanzando hasta completarse el gabinete de 21 ministros. Los nombres, se sabe, fueron presentados en la tarde del viernes desde las oficinas de Puerto Madero. 

El acto fue presenciado por invitados especiales: en primera fila estuvo la vicepresidenta Cristina Fernández, quien observó desde su asiento la jura de los colaboradores de AF. Tres hileras de sillas más atrás se la vio a Hebe de Bonafini acompañada de otras Madres de Plaza de Mayo de la asociación. Entre las personalidades más mediáticas sobresalió la presencia del empresario y candidato a presidente del club San Lorenzo, Marcelo Tinelli. El conductor de TV, se sabe, fue convocado junto con otros famosos, como la cocinera Narda Lepes, para participar de la primera ronda de debate con motivo del plan Argentina contra el Hambre. “Mirar este momento, en el que un presidente le entrega al mando a otro de manera civilizada, de manera democrática, y haber visto la jura de los ministros hoy, me emociona mucho.  Se viene un momento muy bueno para el país, después de las dificultades que hemos atravesado”, aseguró Tinelli al ser consultado por la prensa. 

Otra figura presente en la jura que fue muy demandado para las selfies fue el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa. La representación legislativa mostró varias caras. En las primeras filas se pudo ver a los senadores nacionales –ya en funciones- Oscar Parrilli (Neuquén) y Mariano Recalde (Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Una de las incógnitas que se mantuvo en la jura de ministros es quién será la persona que encabece la intervención de la AFI y la Secretaría de Inteligencia, una cuestión sensible que creció en expectativa tras los anuncios que hizo Fernández en su discurso en el Congreso. Tras una consulta de Tiempo, uno de los senadores presentes aseguró que el nombre se mantiene bajo siete llaves y que están obligados a guardar el secreto. “No es ninguno de los que se mencionaron hasta acá”, deslizó. 

Al finalizar la jura, entre familiares y allegados que lo saludaban, el ministro Arroyo aportó algunas precisiones de lo que será la Tarjeta Alimentaria emitida por el Banco Nación que permitirá adquirir productos alimenticios de cualquier tipo en los supermercados y que será destinada a las mujeres con un embarazo probado de tres meses o que ya sean madres y tengan hijos de hasta siete años. En un diálogo informal con periodistas, entre ellos Tiempo, Arroyo aclaró que la tarjeta no se podrá utilizar para extraer dinero de los cajeros automáticos.