La gobernadora María Eugenia Vidal enviará la próxima semana el proyecto de adhesión a la ley nacional de blanqueo de capitales a la Legislatura bonaerense. El proyecto, que ingresaría el lunes por el Senado, tiene como objetivo dar “garantías” a quienes decidan adherir al “sinceramiento” de bienes y activos en la provincia.

En concreto, la iniciativa condonará cualquier deuda impositiva que pudieran tener los contribuyentes que blanqueen capitales en territorio bonaerense. El beneficio busca atraer la llegada de capitales a la provincia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El envío del proyecto fue adelantado por el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, el jueves tras su participación en el Consejo de las Américas. El titular de Hacienda confirmó que “el bonaerense no pagará ningún impuesto retroactivo” en caso de incorporarse al “sinceramiento fiscal”, y solo comenzará a tributar por el bien a partir de haberlo declarado. El único impuesto que podría reclamar la Agencia de Recaudación provincial es Ingresos Brutos, pero no lo hará.

Esto significa que un contribuyente podrá blanquear una propiedad sin problemas y no se le cobrará ningún tipo de penalidad por fuera de las medidas que ya rigen desde principios de agosto por el blanqueo nacional.

Presupuesto

Vidal pidió esta semana más tiempo para enviar el Presupuesto 2017 y la ley impositiva a la Legislatura. El plazo para presentar ambas leyes vence el 31 de agosto, según establece la Constitución Provincial, aunque las últimas gestiones nunca respetaron esa fecha límite.

La gobernadora había manifestado su intención de cumplir en tiempo y forma con la presentación y por eso envió un pedido formal a ambas cámaras para solicitar una prórroga de 30 días, según confirmaron a Tiempo fuentes legislativas.

La demora del Ejecutivo está relacionada, por un lado, con la elaboración del presupuesto nacional que marca cada año los indicadores macroeconómicos, la expectativa inflacionaria para el año que viene y el nivel de ingresos por coparticipación federal que le corresponderán a Buenos Aires. 

Por otro lado, el equipo económico de Vidal aguarda el resultado de la negociación abierta por el Fondo del Conurbano, tras el reclamo judicial ante la Corte Suprema de Justicia elevado el 2 de agosto pasado. El descongelamiento de esos recursos -hoy freezados en 650 millones- le significaría a la provincia el ingreso de 48 mil millones de pesos. Para tener en cuenta lo que ese flujo de dinero implica para las arcas bonaerenses basta tener en cuenta que el déficit proyectado para 2016 es de 19 mil millones de pesos.

El presupuesto y la ley fiscal coparán la agenda legislativa hasta fin de año y obligarán a Cambiemos a reabrir las negociaciones con la oposición, a revalidar su alianza con el Frente Renovador y a buscar puentes con las distintos bloques peronistas.