“Una actriz digna de Oscar”, fue uno de los ataques del abogado Osvaldo Cantoro sobre la joven venezolana que denunció a un comerciante de Once por haberla violado durante su primer día de trabajo. El letrado, defensor del acusado, fue denunciado el lunes ante el Colegio de Abogados de la Ciudad.

“Presentamos todas las declaraciones que hizo en todos lados como prueba. Una especie de apunte de sus dichos y todo el material de radio, tele y gráfica”, confirmó el representante de la joven, Pablo Baqué. “También a la fiscalía, porque hay muchas declaraciones inconsistentes con los hechos, con lo que figura en la indagatoria. Inventos. Pareciera que se cebaba y agregaba cosas. Lo verá la fiscal, las tiene desde el viernes y las iba a incorporar a la causa”, contó a Tiempo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Cantoro representa a Irineo Humberto Garzón Martínez, detenido mientras se investiga si drogó y violó a una joven venezolana a la que acababa de tomar como vendedora en su local de venta de uniformes en Paso 693. El letrado, ahora denunciado ante sus pares, ya había tenido apariciones mediáticas en 2018, cuando representó al ex juez Norberto Oyarbide, en el marco de la causa de los cuadernos de la corrupción.

El pedido apunta a que el Tribunal de Disciplina analice su desempeño profesional. “Entendemos que la estrategia de defensa no puede vulnerar el código de ética y mucho menos basarse en la difamación de la víctima. No se respetan las leyes y tratados internacionales en defensa de la mujer. No se respetó la identidad de la víctima. Por el contrario con total malicia se la identificó públicamente”, se plantea en la denuncia. “Nosotros creemos que conductas del estilo que fueron repudiadas por toda la sociedad lesionan el ejercicio de la profesión. Por lo tanto se pide que se apliquen las sanciones disciplinarias que correspondan”.

El Colegio de Abogados porteño tiene que analizar el descargo presentado y evaluar si aplica una sanción, en forma de multa o eventualmente suspensión de matrícula.

En tanto, en la causa judicial se espera una pericia psiquiátrica a Garzón Martínez, pedida por su abogado. “Para nosotros es inconducente. Una persona que hace estas cosas, muy bien no está. Pero esto lo planificó, ya hay una chica que declaró. Son tres. Una entró a la noche al local, la citó a las ocho, cerró con llave, con insistencia de tomar algo, de salir con él. Había un modo de operar”, describió Baqué.

Además, se aguarda la pericia sobre el vaso que el imputado ofreció a la víctima dentro del local. “Se pidió otra prueba, el mismo abogado de ellos pidió otra prueba. Ella insiste en que tomó agua, que no tenía sabor a otra cosa, e inmediatamente le pasó algo. Está la pericia del vaso, todavía no se hizo”, indicó el letrado.

Están pendientes también las pericias de los teléfonos y la fiscalía mandó a Facebook un oficio para que informen y preserven los contenidos de los chats del acusado. “Se va a ver mucho el modo de operar de este hombre. Tal vez aparezca otra víctima. Con una había dos situaciones dudosas, que no sé si constituyen delito: la encerró con llave en el local y durante dos meses la llamó todos los días”.