El miércoles sobre las 19 horas dos personas atacaron con disparos de arma de fuego la sede del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario (SOEAR). El hecho ocurrió en las instalaciones del gremio situadas en el la calle García Velloso del barrio Arroyito en la ciudad santafesina.

Las autoridades del sindicato, mediante un comunicado, aseguraron desconcer el orígen y los motivos de la agresión aunque reclamaron a los gobiernos provincial y municipal garantías para “el ejercicio de la actividad sindical y la seguridad personal de los dirigentes, sus afiliadas y afiliados y sus trabajadoras y trabajadores”.

A la vez enfocaron en el poder judicial a quien exigieron que “investigue para determinar la autoría material y, sobre todo, intelectual del ataque”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Daniel Yofra, secretario general de la Federación Aceitera de la cual el SOEAR forma parte, en diálogo con Tiempo Argentino, ratificó los hechos y mostró su malestar con las autoridades provinciales. El dirigente señaló que “no tenemos ninguna novedad porque nadie se acercó ni de la provincia de Santa FE ni del municipio. No hubo siquiera un llamado al sindicato. Sí recibimos la solidaridad de otras organizaciones sindicales”.

El dirigente explicó que “solo sabemos que una moto con dos personas tiroteó el sindicato y hubo tres impactos de bala”. Yofra mostró su desconcierto sobre el hecho porque, explicó, “no recibimos amenazas” aunque, aclaró, “no fue un error, fue claramente dirigido al sindicato pero no sabemos el móvil”.

Consultado sobre las hipótesis que ellos mismos manejan señaló que “no tenemos ningún motivo.  No hay internas dentro del gremio, ni elecciones, ni conflicto gremial. Somos un sindicatos tranquilo internamente sin contar las luchas que damos frente a las patronales para defender los intereses de los trabajadores pero no creo que eso, hoy, sea motivo para tirar al frente del sindicato”, señaló.

El secretario general aceitero finalizó reclamando que “tiene que actuar la justicia. Pero a 24 horas del hecho nadie llamó al sindicato. Esperamos que actúe el gobierno de (Omar) Perotti que son los responsables de la seguridad en Santa Fe. Capaz naturalizaron tanto lo que pasa en Rosario y dijeron ‘es uno más’. Cuando se naturaliza la violencia parece que si no hay un muerto no pasa nada”, se lamentó.

La ciudad de Rosario se encuentra atravesada por una escalada de violencia y enfrentamientos armados vinculados al narcotráfico que se ha cobrado numerosas víctimas.