Otra muerte sacude al ambiente del fútbol, justo cuando se define si la Copa América se hará en su totalidad en la Argentina. Gustavo Insúa, chofer de la empresa de micros encargada de trasladar al plantel de River, falleció en la mañana de este miércoles por coronavirus. Insúa trasladó a la delegación millonaria cuando arribó al aeropuerto de Ezeiza tras jugar con Junior en Barranquilla, hace dos semanas, en lo que se cree que fue el inicio del brote que afectó a los jugadores y a allegados.

El chofer, quien había sido también el conductor del micro de los dirigentes y cuerpo técnico cuando River jugó ante Banfield por la Copa de la Liga, estaba  internado en el Hospital Municipal de Trauma y Emergencias Federico Abete, de la localidad bonaerense de Pablo Nogués. Insúa tenía un grave estado de salud desde el fin de semana y en las últimas 48 horas se hallaba en coma farmacológico e intubado, pues no podía respirar por sus propios medios debido al contagio por Covid-19.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El contagio del chofer se conoció al mismo tiempo en que se supo que además de los jugadores y algunos colaboradores del cuerpo técnico «Millonario», hubo varios empleados de seguridad de River que tuvieron que ser aislados por síntomas de coronavirus. El mismo brote que afectó a 20 futbolistas le costó la vida a Insúa. En un comunicado, el club lamentó el fallecimiento de Insúa, «quien formaba parte del equipo a cargo del traslado del plantel»; y envió condolencias «a su familia, compañeros de trabajo y seres queridos en este doloroso momento, el cual no hace más que afirmar la gravedad de la crisis sanitaria actual, enfrentando un virus que crece en su capacidad de contagio y letalidad».

“La Argentina tiene todavía el compromiso de organizar la mitad de la Copa América. Nosotros estamos trabajando sobre eso, sobre la mitad. Aunque hay un ofrecimiento para hacerla íntegra en nuestro país. Hay que analizarlo. No van a ser solo los planteles, también está la presencia de la prensa. Los planteles en sí no movilizan mucha gente, lo que movilizan es el alrededor», dijo este miércoles el jefe de gabinete, Santiago Cafiero. La muerte de Insúa, de 58 años, acaso sea una alarma a la hora de decidir qué pasará con un torneo que a la Conmebol ya le trajo muchos dolores de cabeza, por la suspensión del año pasado y por la baja de Colombia como sede debido a la crisis social.