La Cámara Laboral condenó a la Televisión Pública a reponer en su puesto de trabajo a una delegada gremial a la que también deberá pagarle 100 mil pesos de resarcimiento por “daño moral”.

La Sala Octava de la Cámara dictó la sentencia a favor de la trabajadora Cecilia Andrea Bacchetta, quien obtuvo su cargo por concurso y, además, fue elegida delegada gremial de la Comisión Interna del Sindicato Asociación del Personal Jerarquizado de ATC S.A.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Bacchetta venía desempeñando normalmente sus tareas laborales y gremiales hasta que en 2016 comenzó a padecer conductas que le restringieron el ejercicio de ambos roles. Ello desembocó en que “sin mediar llamados de atención, advertencias ni sanciones disciplinarias, el 6 de marzo de 2018 le impidieron ingresar a su lugar de trabajo”. Además, se adoptaron “otras medidas que atentan contra sus derechos fundamentales como delegada gremial y como trabajadora de Canal 7”: le fue borrada la huella digital biométrica que registra el ingreso y egreso del staff; el personal de seguridad le exhibió una nota donde sólo podía ingresar en calidad de visita -permitiéndosele realizar funciones gremiales en el local gremial de APJ- y se le vedó el ingreso a las dependencias de la gerencia de Recursos Humanos.

La TV Pública explicó que había adoptado tal decisión porque estaba negociando paritarias con los cuatro gremios que representan a los trabajadores y “las estrategias ante cada una de las mesas de negociación es confidencial y la Gerencia de Recursos Humanos tiene un rol protagónico”. Como Bacchetta trabajaba en ese área, se le concedió la licencia para prestar tareas “manteniéndose el derecho de ejercer sus funciones gremiales dentro del establecimiento”.

“No cabe duda alguna que la licencia otorgada a la actora por la aquí demandada no debió ser efectivizada sin el procedimiento de exclusión de la tutela, aún cuando la medida obedeciera a una justa razón, que si bien fue invocada por la accionada, no ha sido acreditada”, replicó la jueza de primera instancia Felisa Olsztajn, y ratificó ahora la Cámara.

“Corresponde hacer lugar a la demanda en tanto se pide que Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado suspenda la restricción de acceso a la actora Cecilia Andrea Bacchetta y la reinstale en su puesto y lugares habituales de trabajo en las condiciones en las que revistaba con anterioridad a la medida”.

Según el fallo, “la licencia otorgada a la accionante por parte de la empresa, sin que le permitiera ejercer sus tareas habituales respondió a razones de discriminación peyorativa con fundamento en su participación gremial”. El pronunciamiento agrega: “No cabe duda alguna que el cargo de delegada gremial que detenta la accionante y que coadyuvan a la defensa del interés colectivo de los trabajadores, implican el ejercicio de los derechos incluidos en la libertad sindical y que la licencia otorgada, aun cuando goce de su sueldo, obedeció verosímilmente a la actitud de la trabajadora de ejercer derechos incluidos en el ámbito de la libertad sindical”.

El fallo reconoce que “la violación del derecho a la no discriminación causó daño moral a la trabajadora”, pues “la conducta de la demandada (la TV Pública), plasmada en el cambio de las condiciones de trabajo de una trabajadora que estaba amparada, deviene en la necesidad de encarar el resarcimiento de daños originados, no ya por la mera conducta asumida, sino en el exceso de tal acto”.