Los trabajadores de Ingenio Ledesma fueron víctimas de una brutal represión por parte de la policía jujeña, en el marco de un reclamo sindical por mejoras salariales.

El 15 de septiembre se inició el paro de los trabajadores de la azucarera Ingenio Ledesma, nucleados en el Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio Ledesma (Soeail). El martes 26, la asamblea decidió extender la medida hasta el sábado 30. Dos días después de ese anuncio, la policía de Jujuy llevó a cabo un violento desalojo de la Ruta 34, por orden del juez Jorge Saman. En 2012, Saman ordenó (junto a la jueza Pérez Rojas) un desalojo similar que terminó con cuatro muertos: Alejandro y Ariel Farfán, Félix Reyes y Juan Velázquez.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A través de las redes sociales, los trabajadores compartieron videos de la represión (ver abajo), en la que fueron utilizados gases y balas de goma, y denunciaron que fueron agredidos también mujeres y niños. En tanto, medios locales informan que hubo heridos y que Gendarmería se sumó a las fuerzas policiales.

“Mientras Gerardo Morales (gobernador) y sus funcionarios hacen campaña hablando de la paz, manda la policía al corte de los obreros azucareros, como única respuesta a las demandas salariales, luego de 14 días de paro. No a la represión a las familias obreras. El gobierno provincial que defiende a Blaquier (familia dueña de la empresa) es responsable”, denunció la dirigente jujeña del Frente de Izquierda, Natalia Morales, quien compartió las fotos que ilustran este artículo.

Video