El amor es una cosa extraña

Hebe Uhart

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Adriana Hidalgo

En octubre de 2018 se iba Hebe Uhart dejando tras de sí una obra que incluía novelas, cuentos y crónicas. Pero cuando todos creíamos que le había puesto el punto final a su obra junto con el punto final de su vida, aparecieron a través de Adriana Hidalgo tres novelas inéditas de la autora que, si definimos la nouvelle en función solo de su brevedad y no en función de otras características particulares, podrían llamarse nouvelles. Estas fueron agrupadas bajo el título El amor es una cosa extraña e incluyen “Beni”, “Leonilda” y “El tren que nos lleva”.

Los responsables de que este material inédito haya dejado de serlo son los escritores Pía Bouzas y Eduardo Muslip. Según lo aclara en el epílogo Muslip, el título de la publicación está tomado de una de las novelas, Leonilda.

La historia de “Beni” está situada en el escenario de los años 80, cuando todavía la dictadura regía los destinos del país y de sus habitantes. Ya desde el comienzo es posible reconocer en esta novela la escritura particular de la autora, la aparente sencillez que pone al servicio de la profundidad. “El tren que nos lleva” es la historia entrañable de una joven suburbana que narra su trayectoria de vida comenzando por el inicio del colegio secundario. “Leonilda” abarca la infancia y la adultez de esta mujer que emigró a Buenos Aires desde el Chaco.

Podría decirse que Hebe era una suerte de “espía del mundo” que trabajaba al servicio de la literatura. De ahí su apariencia de abuela buena que tejía carpetitas al crochet. Pero está el eficaz disfraz para poder observarlo todo sin despertar sospechas. Su apariencia, además, no le impedía el comentario ácido o irónico, la posición firme, e incluso el exabrupto.

Por supuesto, no tejía carpetitas al crochet, sino palabras que eran la consecuencia de la enorme curiosidad que sentía por todo. Bajo la aparente sencillez de los relatos, Hebe se internaba en sus profundidades sin garantías. Era una observadora perspicaz, profunda, que tenía una mirada  singular sobre el mundo y que no se rehusaba a conocer sus pliegues más recónditos. Dedicó su vida a la escritura y también a transmitir generosamente lo que había aprendido acerca de ella a través de su taller.

Así los trata la muerte

María Rosa Lojo

Alfaguara

En la literatura todo es posible, incluso que los muertos hablen, se visiten y se consulten incluso si han muerto con muchos  siglos de distancia. Esto lo sabe muy bien la investigadora y escritora María Rosa Lojo, autora de Así los trata la muerte, conversaciones desde el cementerio de la Recoleta.  Camila O’Gorman, fusilada el 18 de agosto de 1848, con apenas 20 años y esperando un hijo, por haber amado al cura Uladislao Gutiérrez, le escribe cartas a Eloísa, una mujer de la Edad Media, amante y luego esposa de Pedro Abelardo.  Dominguito, el hijo de Sarmiento, muerto en la batalla de Curupaytí, dialoga con Vicki Walsh, asesinada por la dictadura militar argentina luego de haber resistido hasta el último momento en una lucha desigual. A Mariquita Sánchez de Thompson la muerte no le impide escribirle regularmente a su hija Florencia. El célebre jefe de bomberos Calaza visita el infierno para conocer a Nerón, a quien se le atribuye haber incendiado Roma. A través de nueve cuentos, Lojo nos habla de las actividades en el más allá, desde Lucio V. Mansilla y su hermana Eduarda hasta Victoria Ocampo. 

Las razones para seleccionar este libro como uno de los destacados de 2021 son varias y no se agotan en la siguiente enumeración. Lojo es a la vez una académica notable y una escritora singular, ha sido multipremiada y se ha dedicado al estudio de sus raíces gallegas. Esto le mereció formar parte de la Academia Gallega de la Lengua. Si quiso conocer sus orígenes fue a partir del arraigo que siempre sintió por esta tierra a la que le brindó su talento, sus innumerables horas de estudio y su escritura. Como ninguna supo llevar a la ficción a muchos de los personajes históricos argentinos tal como lo demostró en Así los trata la muerte y en muchos otros libros de su amplia producción. Ha sido reconocida nacional e internacionalmente y, trabajadora incansable, nunca deja de buscar nuevas formas en las que expresar su talento.

El método Borges

Daniel Balderston

Ampersand

Si algo distingue a Balderston de los numerosos críticos que se han dedicado a la obra de Borges, sin duda uno de los escritores más importantes del siglo XX, es que él ha trabajado sobre la materialidad de su escritura. Se dedicó a estudiar minuciosamente sus manuscritos y no sólo la obra impresa. Y éstos le  hicieron revelaciones insospechadas. Borges corrige pero no tacha porque se rebela contra la idea de un texto escrito de una vez y para siempre, por lo que permite dejar todas las posibilidades abiertas. Observar y estudiar sus manuscritos es, por lo tanto, tener la posibilidad de acercarse a los procesos de producción de su obra. Es como si Borges dejara expuestos todos los elementos a partir de los cuales construyó su obra.

El método Borges reúne más de cuarenta años de estudios de Balderston con este método particular y, por primera vez, los muestra de manera sistemática. Reproduce, además, muchos de lo manuscritos originales de Borges en textos fundamentales como  El Aleph, Emma Sunz, Kafka y sus precursores, y El jardín de senderos que se bifurcan.