Bajo el lema “El hábito de crear mundos” se abrieron 12 convocatorias para cinco disciplinas: audiovisuales, escénicas, literatura, música y visuales. Podrán participar jóvenes de 18 a 32 años residentes en cualquier punto del país, con obra ya realizada o con un proyecto a desarrollar. La inscripción es online hasta el 6 de agosto en https://bienal.buenosaires.gob.ar/convocatorias.

En esta quinta edición consecutiva, según lo informan sus organizadores, “la apertura federal y el trabajo con perspectiva de género serán ejes centrales en las distintas etapas de desarrollo de esta experiencia, en sintonía con los valores promovidos por la ciudad para la construcción de una agenda de trabajo basada en el respeto y la igualdad en la diversidad.”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Y agregan: “Este año se seleccionarán 127 proyectos que involucrará a más de 400 artistas, que exhibirán sus producciones y participarán de procesos de formación y creación. Los proyectos se desarrollarán mediante financiamiento, apoyo técnico y logístico, y programas de tutorías: se inaugurarán cuatro muestras individuales de artistas visuales; se estrenarán tres proyecto de experimentación audiovisual y cuatro piezas o experiencias escénicas; se editarán tres novelas y se lanzarán tres producciones fonográficas.”

En el mes de diciembre se anunciarán cuáles fueron los proyectos y las obras seleccionadas y se iniciará el Campus Bienal, un programa intensivo para la creación, exploración y experimentación del que paritciparán los bienalistas, mientras que la etapa expositiva tendrá lugar del 20 al 24 de abril en el Centro Cultural Recoleta y otros espacios del circuito cultural de la Ciudad.

Luciana Blasco, subsecretaria de Políticas Culturales y Nuevas Audiencias del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires se refirió al evento.

-¿Qué balance puede hacer de la Bienal de Arte Joven en su quinta edición consecutiva?

– Esta edición de la Bienal tiene la energía de la creación en tiempos difíciles. Sentimos que el arte prevalece y da sentido, estamos convencidos de que eso va a estar presente en las obras de lxs artistas. Este año hicimos especial énfasis en la convocatoria a jóvenes de todo el país y estamos recibiendo muchas inscripciones, lo que asegura que esta va a ser una Bienal Federal, con voces de artistas de muchos lugares y realidades diferentes. Eso nos enriquece mucho y al mismo tiempo nos permite llegar más lejos. La Bienal está atravesada por la perspectiva de género; esto es una propuesta institucional que se retroalimenta con la manera de vivir de lxs artistas jóvenes. Nos conmueve la velocidad del progreso en este campo, pero sabemos que falta mucho, entonces creemos que suma que la Bienal sea un lugar desde donde se defiende la igualdad entre todas las personas.

En ese sentido la Bienal va a ser muy significativa, vamos a conectar con los mundos que crean los artistas en medio de una vida cruzada por la tensión, por el cambio. Esperamos encontrar pistas y señales en las cuales reconocernos. Esperamos una Bienal frondosa, llena de energía joven. También pensamos que va a ser un momento para el encuentro alrededor del arte en medio de un tiempo complicado y somos muy optimistas en relación con todo lo que puede salir de ahí.

– ¿Qué volumen de participación  permite vislumbrar hasta este momento  esta nueva edición?

-La inscripción a la Bienal empezó el 1 de julio. Muchxs artistas se están anotando y haciendo consultas sobre las bases a través de nuestro equipo de Convocatorias que está disponible todo el día para facilitar el proceso de inscripción. Cada edición la Bienal convoca más jóvenes, estamos seguros que este año va a ser un éxito esa convocatoria.

– ¿Podría referirse al lema de la convocatoria actual  “El hábito de crear mundos”?

-El hábito de crear mundos surge de una serie de encuentros de ideación del equipo de la Bienal inspirados en los tiempos que corren y en la realidad fantástica que imaginó Renata Schussheim, artista a cargo de la identidad visual de esta edición. Nos pareció oportuno en este momento volver a señalar la capacidad de lxs artistas para crear universos particulares que pueden ser compartidos. Sentimos que ser artista es llevar dentro el mandato de crear universos y conectar, que es una necesidad de todxs, en una realidad convulsionada que necesita de interpretaciones nuevas para seguir, en una humanidad que se está reinventando con mucha velocidad y con mucha necesidad de hacerlo.

Sentimos también que lxs artistas tienen un rol muy especial en la necesaria reconstrucción de la sociedad y de la manera en que vivimos. Los artistas tienen el talento y la tarea de imaginar sin límites y eso es necesario más que nunca. El hábito de crear mundos es una manera de reafirmar el sentido de la vocación, en un momento en el que todos dudamos de todo y de nosotrxs mismxs.

-¿De qué forma se concretará la “perspectiva de género” en las diferentes etapas del desarrollo de la Bienal? Me refiero a si será un requisito de las obras que se presenten o si está referida a otras instancia de la Bienal y de qué modo.

Sabemos que la perspectiva de género es parte fundamental de la manera de vivir que lxs más jóvenes impulsan con mucha fuerza. Por eso el foco está puesto en amplificar la participación de las voces que integran esta edición a lo largo de todo el programa. En la selección final de todxs lxs creadores jóvenes que van a formar parte de esta edición, y también en los equipos de trabajo, en los comités de artistas referentes que seleccionan a todxs  lxs  creadores jóvenes que van a formar parte de esta edición, y también en los equipos de trabajo, en los comités de artistas y referentes que seleccionan a lxs bienalistas, en los equipos de tutores que acompañan los procesos de desarrollo y creación de nuevas obras, y también en los espacios formativos y de experimentación. Lo que sienten lxs jóvenes por la igualdad transforma lo que somos como sociedad en algo mejor. Estamos segurxs de que La Bienal va a proyectar también eso.

– ¿Cómo cree que ha influido la Bienal en el acercamiento del público al arte contemporáneo?

-Sentimos que en la Bienal se amplifican hacia la comunidad un montón de voces, de mensajes, de sentidos que parten de una generación pero que pueden resonar en muchas otras personas. Esos mensajes están creándose y circulando en la ciudad y en el país todo el año, pero la por el carácter colectivo y celebratorio de la Bienal, cobran otra fuerza y eso es una gran oportunidad. Sabemos, en ese sentido, que más allá del momento de la creación, – al cual la Bienal atiende procurando generar contextos de producción en los que se garanticen condiciones como el espacio, el mentoreo de artistas con más experiencia y el presupuesto para producir la obra -; es vital el momento donde esas obras se encuentran con el público  porque es ahí donde el sentido colectivo de la creación artística se concreta. Por un montón de circunstancias, los tiempos que corren imponen desafíos a ese encuentro. Entonces, desde ahí nos parece importante acercar algunas pistas que se sumen a una conversación que ya existe entre lxs artistas porque esto se reconoce como desafío.La fachada del Recoleta se volverá una vez más un mural gigante para invitar a entrar y mirar algo que está bueno, somos parte de una comunidad en las redes donde muchos miles de personas se enteran de lo que está pasando. La Bienal es cercana, propone un arte para conectar con los sentidos. Tiene una energía que se transmite y creemos que el encuentro de los artistas con el público hace a su esencia. Sentimos mucho entusiasmo por parte de un público muy diverso en las ediciones anteriores. Creemos que este año eso va a pasar mucho más, que estamos todos con ganas de ver cosas que nos conmuevan.

-¿De qué modo ha logrado instalarse la Bienal entre los artistas comprendidos en la franja etaria a que está destinada, es decir, de qué modo incide en la difusión de su obra y como respaldo de cara al futuro de esos jóvenes artistas.

-Desde que recuperamos la Bienal en 2013, apostamos a construirla como un espacio para expandir posibilidades, sumar conocimientos y experiencias a personas que han elegido el campo del arte como un camino de vida. Nos vemos como facilitadores, generamos un marco para que los artistas más jóvenes interactúen entre sí, con otros con más horas de vuelo, con públicos con los que quizás hasta ahora no se han encontrado. Creemos que nuestro rol es dar el marco para que los encuentros sucedan, para que se traduzcan en obra e ideas nuevas. La Bienal es básicamente un espacio que apuesta por la sensibilidad, las ideas y la capacidad de hacer de lxs artistas. Creemos que lo que la hace relevante son ellxs, lo que tienen para dar, lo que sucede cuando eso resuena en otras personas que se cruzan con las obras generando sentidos nuevos a existencias individuales y colectivas. De alguna manera nuestro rol es acompañar, un poco de costado en un momento en que se necesitan muchas maneras nuevas de pensar y de sentir.