A los 44 años, Daniel Auster, hijo del famoso escritor estadounidense, murió por sobredosis según lo informó hoy The New York Post. La muerte se produjo el martes pasado por sobredosis accidental de drogas, de acuerdo con la información que fuentes oficiales le dieron a ese medio.

Daniel era fruto de una relación anterior del novelista con la escritora Lydia Davis y arrastraba problemas de drogas desde hacía tiempo. En los 90, tuvo un conflicto con dealers y se lo acusó de haber robado US$ 3000 de uno de ellos, Andrew Melende, que más tarde fue asesinado, una muerte en la que también quedó involucrado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Fue detenido el 17 de abril y aunque en este momento se encontraba en libertad bajo fianza, enfrentaba los cargos de «homicido involuntario» y «homicidio por negligencia criminal», debido a la muerte de su hija de 10 meses. La autopsia de la niña reveló murió por una sobredosis de fentanilo y heroína, pero se desconoce aún de qué modo ingirió esas drogas. Su padre declaró que el 1 de noviembre por la tarde se despertó en su casa de Park Slope, Brooklyn y encontró a su hija con los «labios azules y los ojos rígidos», y que intentó salvarla sin lograrlo. Su madre llamó a un servicio médico, pero la niña murió antes de llegar al hospital.

Daniel era el hijo mayor de Auster, quien también tiene una hija, Sophie, nacida de su matrimonio con la escritora Siri Hustvedt.

Desde hacía tiempo el novelista había cortado la relación con su hijo, aunque este tuvo una participación en la película Smoke, filmada en 1995, y de cuyo guión Paul era el autor.