Dicen que el perfume de Eva Braun, la mujer que acompañó a Hitler en una de las aventuras más demenciales de la Historia, aún impregna el álbum que el fotógrafo británico Edward Dean encontró en el búnker en que la pareja se suicidó –ella con una pastilla de cianuro y él con un tiro- el 30 de abril de 1945, al enterarse de que Alemania había perdido la guerra. En ese momento él tenía 56 años y ella, 33. El álbum que el fotógrafo guardó para sí y que ahora da a conocer, tiene 73 fotos inéditas del dictador y una cruz esvástica en la cubierta. 

Este documento fotográfico será subastado en Inglaterra el próximo 15 de marzo y saldrá a la venta con una base de 21.600 euros.
Entre las 73 imágenes inéditas hay algunas de Hitler y su círculo más íntimo, en otras pasea por un camino de su mansión de descanso de Berghof, en los Alpes bávaros. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El búnker berlinés fue copado por las tropas rusas luego de producidas las muertes de Hitler y su mujer.  Un soldado abrió un armario privado de Eva Braun con su bayoneta y allí encontró el álbum, junto a la ropa de la mujer y un frasco de perfume. El que lo guardó, sin embargo, no fue ese soldado, sino el mencionado fotógrafo. 

Braun trabajaba como asistente del fotógrafo del líder nazi cuando lo conoció a éste. Ella, proveniente de una familia católica, tenía entonces sólo 17 años y era fotógrafa. Fue ella la autora de muchos de los documentos fílmicos y de las fotos que se conservan de Hitler con quien se casó el 29 de abril de 1945 al enterarse del inexorable avance del ejército rojo. El matrimonio duró apenas unas horas, porque al día siguiente, ante la palmaria evidencia de la derrota, ambos se suicidaron.