El año se acerca al final. Pero la pelota no se detiene ni siquiera para Navidad. Después de los largos meses de parate por la pandemia el deporte se prepara para arrancar el 2021 desde bien temprano. Pero para eso aún falta.

Efecto Coudet en España

En Galicia ya se habla del Efecto Coudet. Y no es para menos. Después de su intempestiva salida del Inter de Porto Alegre, el Chacho llegó a Celta de Vigo para agarrar un equipo que sumaba siete puntos en nueve fechas y estaba en puestos de descenso. En los cuatro partidos que el entrenador rosarino se sentó en el banco de suplentes consiguió una victoria, una marca que el club español no lograba desde 2016. Ahora, el Celta marcha noveno y cambió la preocupación de escapar al descenso por el sueño de acceder a un torneo continental. Por su ya clásica bufanda, por el estilo ofensivo de su equipo y por los buenos resultados, Coudet ya es disparador de memes entre los futboleros españoles. “Uno siempre busca mejorar y nunca hay techo. Hay que prepararse para cada partido y no mirar para atrás. Disfrutar un rato y prepararnos para el partido del miércoles contra Getafe, que será durísimo”, dijo el Chacho, sin querer entrar en el exitismo.


Messi, con la corona del Rey Pelé

Lionel Messi suele romper récords históricos con la misma facilidad con la que marca goles. Ya parece una costumbre. El de este sábado, sin embargo, tiene un sabor especial: porque alcanza una leyenda como Pelé y porque era una marca que llevaba casi medio siglo. Después de convertir de cabeza ante Valencia, el rosarino y el brasileño comparten ahora la plusmarca de número de goles anotado para un mismo club en competiciones oficiales: 643. A sus 33 años, el argentino gritó 643 tantos en 748 partidos oficiales con el Barcelona según su club, lo que supone un gol cada 1,16 partidos, mientras que Pelé firmó sus 643 en 757 encuentros con el Santos, un gol cada 1,17 partidos para un equipo en el que jugó 18 años. “Felicitaciones por tu récord histórico, Lionel. Pero sobre todo, por tu bonita trayectoria en el Barcelona. Historias como la nuestra, de amar al mismo club durante tanto tiempo, lamentablemente serán cada vez más raras en el fútbol. Te admiro mucho, Leo Messi”, inició la pared Pelé a través de las redes sociales. La devolución del zurdo no se hizo esperar: “Muchas gracias por su mensaje tan cariñoso, Pelé. La verdad que fue lindo verlo por lo que significan esas palabras viniendo de alguien tan grande como fuiste vos. ¡Te mando un gran abrazo!!!”.


El Leeds, el más goleado de la Premier

El Leeds de Bielsa, que regresó a la Premier League esta temporada tras 18 años, tenía agendada para la fecha 14 una visita de gala a Old Trafford para enfrentarse al Manchester United. A los 37 minutos de partido ya perdía 4 a 0. El resultado final fue 6 a 2, una derrota que dejará huella. Más allá de su andar irregular (14° puesto), Leeds es el equipo más goleado de la liga, con 30 goles en 14 partidos. El histórico goleador inglés Gary Linker se burló del equipo de Bielsa. “El Leeds es entretenido para verlo, pero más divertido es jugar contra ellos”, publicó en su cuenta de Twitter. El entrenador rosarino terminó el partido molesto, en una conferencia de prensa tensa, pero dejó en claro que el resultado no afectará los planes: “Si el rival se impone su forma de jugar es porque el entrenador no logró neutralizarla. Vamos a corregir lo que está mal y sostener lo que está bien, pero no vamos a abandonar la forma de jugar”. 

Maxi Rodríguez, una leyenda en tiempo presente

La Copa Diego Maradona entregó este fin de semana algunos golazos, como el de Luis “Pulga” Rodríguez (Colón) ante San Lorenzo, el de Edwin Cardona contra Independiente, el de Augusto Solari (Racing) a Estudiantes de La Plata. Aunque haya sido por la zona complementación, en la que no hay casi nada en juego, uno de los goles más significativos se dio en Mendoza, en el partido entre Godoy Cruz y Newell´s. El experimentado Maximiliano Rodríguez marcó el primer gol de la Lepra e igualó así la línea de otro emblema ‘rojinegro’ como Santiago “Cucurucho” Santamaría y quedó segundo en la tabla histórica de artilleros del equipo rosarino. Rodríguez disputó 256 partidos en sus tres períodos en la entidad del Parque de la Independencia, llegó a las 90 anotaciones de una institución por la que pasaron grandes glorias del fútbol argentino. La Fiera, de 39 años, renovó su vínculo por un año más en pleno parate por la pandemia, en junio pasado. El máximo goleador histórico de la entidad leprosa es Víctor Rogelio Ramos (jugó entre 1978-1984 y 1987-1989), con un total de 104 festejos. ¿Llegará Maxi a pasarlo antes de su retiro?

Un siglo después, racismo en el fútbol brasileño

Flamengo ganó este domingo un partido espectacular, una remontada agónica con un jugador menos desde el minuto 10 por la expulsión de Gabigol. Fue 4 a 3 ante Bahía. La alegría carioca, sin embargo, duró poco. El volante brasileño Gerson acusó al mediocampista colombiano Juan Pablo Ramírez de racismo, un señalamiento que provocó una ola de rechazo contra la presunta ofensa racial. “Callate la boca, negro”, aseguró el mediocampista que le dijo Ramírez luego de una discusión en el campo. “ Yo nunca hablé nada del racismo en el fútbol porque nunca lo sufrí, pero esto no lo acepto. Estoy viniendo a hablar aquí por mí y por todos los negros de Brasil”, aseguró el volante. La Confederación Brasileña de Fútbol solicitó a la procuraduría del Tribunal Superior de Justicia Deportiva, que castiga conductas contrarias a la ética o disciplina deportivas, la “apertura inmediata” de una indagación contra la “denuncia de racismo”. La gran mayoría de clubes brasileños se solidarizaron con Gerson y condenaron la discriminación racial. “Cualquier conducta racista dentro del fútbol debe ser expuesta y combatida. Ninguna voz debe ser callada”, escribió Sao Paulo, líder del Brasileirao, en Twitter. Los actos de racismo en Brasil, el último país de las Américas en abolir la esclavitud, en 1888, son pasibles de uno a tres años de prisión o de multas. En el fútbol, sin embargo, se estiró más años: a principio de siglo pasado los futbolistas de piel negra no podían jugar al fútbol. El emblema es Carlos Alberto Fonseca Neto, que en 1913 salió a jugar para Fluminense con la cara blanqueada con polvo de arroz. La transpiración le corrió el maquillaje. Fluminense, histórico rival de Flamengo, asumió el apodo de pó de arroz de ahí en más. Más de un siglo después el racismo sigue ahí.