En Wembley, la Catedral del fútbol, Inglaterra e Italia definirán hoy la Eurocopa 2021 desde las 16. El torneo que se precia de ser un Mundial sin Argentina y Brasil, finalistas de la Copa América, tendrá como ganador a un campeón del mundo. De hecho, ni Inglaterra ni Italia disputan una final desde que el primero se coronó en la Copa del Mundo de 1966, organizada en Inglaterra, y desde que el segundo conquistó el Mundial de Alemania 2006. Italia, renovada desde la llegada de Roberto Mancini como entrenador tras la no clasificación a Rusia 2018, buscará su segunda Eurocopa luego de la ganada en casa en 1968. Inglaterra, con una selección joven comandada por Gareth Southgate desde el banco y con un proyecto a largo plazo detrás, irá por su primer título en la competencia. La final en el país en el que nació el fútbol expondrá estilos: Inglaterra se hace fuerte en defensa y, desde ahí, hirie a los rivales. Italia, en cambio, adoptó el juego ofensivo sin dejar atrás rudimentos del catenaccio, como el contraataque. Inglaterra e Italia, al margen de la selección que gane la final en Wembley, son equipos en expansión hacia el Mundial de Qatar 2022, cada vez más cerca.

Inglaterra, alentada en Wembley por la mayoría de los 60 mil hinchas, que se acercarán al mítico estadio londinense, se apoyará en el goleador y capitán Harry Kane y en el juego endiablado de Raheem Sterling, atacantes top del Tottenham y del Manchester City. Italia contrarrestará con el espíritu de lucha de la dupla de centrales Leonardo Bonucci-Giorgio Chiellini, de la Juventus, y con el buen pie de la mitad de cancha, en especial de Jorginho en el inicio y de Lorenzo Insigne en la finalización. Italia ganó los cuatro partidos que disputó contra Inglaterra en Mundiales o Eurocopas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Inglaterra está en estado de ebullición por esta Eurocopa, en la que jugó de local cinco de los seis partidos que la llevaron a la final. “Somos conscientes de la magnitud de la tarea que tenemos por delante”, dijo Southgate. En los últimos tres años, Mancini le cambió la cara a Italia, que suma 33 partidos invicta, un récord que superó a los campeones del mundo de Italia 1934 dirigidos por Vittorio Pozzo y a los de 2006 de Marcello Lippi. “Ellos ganaron el trofeo, que es lo más importante”, advirtió Mancini. No se equivoca, pero está ahora a un paso.Desde esta tarde se sabrá cómo termina la historia.