Los datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires son inapelables: en junio cayeron un 41,8% las escrituras por compra-venta de propiedades, sumaron la menor cantidad en seis años y acumula trece meses consecutivos de caída. Y de ellas, las operaciones con préstamos UVA se hundieron un 70 por ciento, con lo que sumaron el menor número en una década.

El Colegio de Escribanos porteño informó este miércoles que en junio se realizaron 2695 actos, mientras que el total de operaciones realizadas a través de préstamos hipotecarios fue de apenas 222.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La entidad adjudicó este desempeño a la proximidad de las elecciones: “En comparación con mayo de 2019, los actos cayeron 15,7% en cantidad y descendieron también 18% en pesos. Se cortó un proceso de 4 meses con crecimiento intermensual, un factor que también puede entenderse como estacional dada la inminencia de elecciones presidenciales”. El proceso electoral “genera incertidumbre en el mapa de la compraventa inmobiliaria”, agregó.

Respecto del acumulado en el primer semestre del año, el Colegio de Escribanos consignó que las compra-ventas cayeron un 50,3%, mientras que en el caso de las operaciones con hipotecas, el descenso es del 87,7% respecto del mismo período de 2018, con solo 1249 escrituras realizadas.

La situación en la provincia de Buenos Aires es similar. El Colegio de Escribanos bonaerense señaló el martes  que la actividad inmobiliaria en junio cayó un 37% interanual.

La entidad provincial también informó que cayó un 80% la cantidad de operaciones realizadas por medio de créditos hipotecarios en junio, al sumar apenas 391 versus 1925 de un año atrás.