Hasta el 29 de mayo se desarrolla en formato online la 8° edición del Festival Internacional de Cine sobre el mundo del trabajo, Construir Cine 2021. Organizado por el canal Construir TV y la Red Social UOCRA, contará con cinco sedes digitales, todas ellas gratuitas, en las que además de películas habrá actividades especiales todos los días a las 17 que incluyen workshops, mesas redondas y paneles.

“El año pasado hacerlo online significó la federalización del Festival -cuenta Mario Durrieu, uno de sus organizadores y curadores desde hace cinco años-. Y este año vamos a potenciar esa herramienta al contar con cinco plataformas. La idea es poder utilizar esas plataformas como una forma de que se amplíe la comunicación, que es el gran problema de los festivales. Construir Cine tiene una comunicación importante porque tiene muchos seguidores en Facebook e Instagram, pero hay una realidad: después de estar todos más de un año más o menos encerrados, la gente está más cansada y le cuesta conectarse a ver contenidos culturales; es más fácil prenderse a una plataforma como Netflix. La gente interesada en temáticas como el trabajo, lo social, temas ecológicos, que está buscando esos contenidos que muchas veces no se encuentra en plataformas tradicionales, al producir este tipo de asociaciones obtenemos que esos usuarios se enteren que Construir Cine existe.”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La pandemia que ya tiene más de un año también tiene lugar en el Festival a partir de cómo sus efectos produjeron cambios en las profesiones y oficios en sí, y en los trabajadores y las trabajadoras que los desarrollan. “Se puede ver que las problemáticas que empezaron a aparecer el año pasado este año son más fuertes: la falta de trabajo en el sentido negativo que eso implica, pero también cómo en distintas ámbitos eso trae la reinvención de los sujetos que antes iban a trabajar a un espacio y ahora trabajan en su casa, por ejemplo. Es un cambio nada menor. La modificación en los vínculos, también; la irrupción de una mega herramienta como el Zoom en la vida de los humanos: hacemos un zoom, decimos, como si fuera una palabra; encontrarse con amigos en zoom. Y el concepto de reinvención: este poder tan fuerte de Internet que a muchas personas les trajo beneficios, pero también el tema de la tolerancia de la gente a la pantalla. Y algo que se profundiza es el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo, con la que siempre estuvimos vinculados pero este año mucho más. Hay un mensaje de la OIT en la apertura y estamos haciendo un trabajo sobre los 17 objetivos para el 2030 de la Organización.

-¿Hay ejemplos de esa reinvención de los trabajadores?

-La creación de nuevos oficios, como por ejemplo la persona que maneja el zoom: hay gente detrás del zoom, que hace el Host, como si fuera una azafata o un azafato, una persona invisible detrás; el año pasado había una película china que hablaba de gente que vivía del Tik Tok: como hay youtubers o gamers, hay tiktokers. Ahora hay chicos y chicas que vienen y te dicen quiero ser youtuber, y vos decís qué hago. Después te das cuenta que es como ser futbolista antes. Y son pibes estudiantes, que no cambia nada, que es hay una ampliación de las posibilidades, que se ve claramente en las películas. Hay un cambio de paradigma. La película apertura, de Sandra Gugliotta, refleja ese cambio de paradigma. Sandra lee que un trabajador se quema a lo bonzo en Francia al quedarse sin trabajo en la France Telecom, y empieza a relacionar eso con la Argentina desde los 90, con  la depresión que había tenido su padre, que también era trabajador telefónico. Antes estabas 30 o 40 años en un trabajo y empezabas y te jubilabas ahí. Entonces el miedo a ser despedido era terrible, esa persona no sabe qué hacer y se desespera. En cambio para los que nacimos después la cosa ya no es así, ya no nos desespera. Es un cambio de estructura mental también, y todas las películas de la programación la reflejan.

-¿En estos nuevos oficios también se ven las diferencias de clases?

-Así como en las universidades del conurbano aparecen nuevos sujetos, acá también. Pero la producción de los chicos y chicas empieza a reflejar otras cosas también de una manera distinta. Antes veías estas historias pero aparecían retratadas de una manera más externa, acá hacen cine como si fueran parte de los temas de los que hablan. En eso también la  producción se volvió más democrática, se nota que tuvieron acceso a un cine diferente y a una forma de hacer cine diferente. Sus producciones reflejan su mundo alrededor, en el que viven y son parte.

8° edición del Festival Internacional de Cine sobre el Trabajo Construir Cine 2021. Organizado por Construir TV y la RED Social UOCRA. A través del Facebook de Construir Cine (@Construircine), Vivamos Cultura, la plataforma del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y del Canal de Youtube de Construir TV (https://www.youtube.com/channel/UCH9T5qu_SP5paFplQQ0GZgg). Todo el Festival en https://festival.construircine.com/ festival.construircine.com.

-Recomendaciones. Más allá de la competencia, donde está lo más actual, se recomienda seguir el Foco Cortos BAFTA 2020, una selección de 7 cortometrajes de ficción y animación premiados por la Academia Británica de Artes Cinematográficas y Televisión; Foco ODS, con producciones de alto impacto social y cuyas temáticas abordan alguno o varios de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030; Foco del Cine Polaco.