De las cenizas de Carajo, una de las bandas más convocantes del rock local, surgió lo que en una primera instancia fue un proyecto para transformarse poco tiempo más tarde en una palpable realidad. Arde la Sangre es el nuevo grupo de Marcelo “Corvata” Corvalán (bajo y voz), Hernán “Tery” Langer (guitarras y coros), Luciano Farelli (guitarras, coros y programaciones) y Nacho Benavides (batería). La banda nació en plena pandemia, con pasos cautelosos, pero que ya funciona firme en presente y pensando en lo que vendrá.

Como carta de presentación la banda ya tiene para ofrecer un EP en vivo donde el power rock y el metal contemporáneo del nuevo cuarteto explota desde los parlantes. Se trata de El comienzo, grabado en vivo en el Estadio Malvinas Argentinas el pasado 29 de diciembre, y ya puede escucharse en las plataformas musicales. El lanzamiento también incluye un correlato audiovisual como primer acercamiento hacia la impronta del grupo en vivo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Estoy sorprendido por la respuesta que estamos teniendo”, confiesa Corvata, cantante y bajista que diera sus primeros pasos en A.N.I.M.A.L. Y agrega: “A muchos amigos del país y del exterior les escribí para que puedan escucharnos, pero me encontré con la sorpresa de que ya lo habían hecho. La verdad es que esas cosas ayudan a transitar este tiempo difícil de una manera más positiva. La música siempre me dio la oportunidad de vivir una realidad paralela más allá del exterior. En definitiva, tanto los chicos como yo estamos más que contentos con este primer paso que dimos”.

Arde la Sangre nació casi sin proponérselo, pero tuvo su nexo definitivo en Corvalán, quien no buscaba formar un nuevo grupo sino dejar que todo fluyese en esta nueva etapa de su construcción artística. “Después de la separación de Carajo en 2020 hubo un parate grande para mí. En marzo de ese año comencé a tener más contacto con Luciano (Farelli) cuando le pedí ayuda para grabar unos demos de Corvex, un proyecto personal de canciones. Y en esa misma época hablamos con Tery (Langer) para solucionar cosas pendientes de Carajo, pero ahí él me tiró la idea de hacer algo, aunque yo estaba muy precavido. Después compartimos unos demos, comenzamos a triangular, y en ese transcurso apareció Nacho (Benavides) y su batería. Todo se dio desde lo humano, nada desde lo comercial. Las piezas se acomodaron para agosto, cuando nos metimos en una sala a tocar por primera vez juntos”, aclara Corvata.

Una vez que el entusiasmo de todos arrancó, restó ponerle nombre a un proyecto que ya tenía canciones listas. “Las canciones son la mejor excusa para seguir adelante. Una vez que teníamos decidido grabar un EP para mostrarnos al público, resulta que todavía seguíamos sin nombre. Después de mucho andar, juntamos palabras que estaban en las letras y nos dimos cuenta de que el concepto de sangre, como si fuese un sinónimo de estar vivo, estaba muy presente. Después alguien dijo: ‘Arde la sangre’ y nos gustó a todos”.

En la entrevista sobrevuela el factor de la separación de Carajo (situación que llegó oficialmente a comienzos de 2020), algo que los fans no esperaban pero que estaba presente en el seno de la banda. “Es difícil resumir en pocas palabras el fin del grupo, pero era algo que conversamos y llegamos a eso. Me animo a decir que un ciclo se terminó y se llegó a un callejón sin salida. Tal vez algo se desgastó, algo que era como el motor que teníamos y que funcionó unos 18 años y medio. No pasó nada malo ni nos peleamos, pero nosotros no íbamos a seguir tocando por dinero, y a todos nos pareció que nuestra filosofía era la de respetar lo que significó Carajo”, se sincera Corvata.

Enseguida, el bajista aclara que la decisión de dar por terminada la banda no se basó en una determinación personal de alguno de los integrantes, y pronto aclara que no hay que confundirse por el hecho de que Arde la Sangre también tiene a Tery entre sus integrantes. “Podemos decir que no seguir fue una situación grupal, tal como hicimos siempre. Que siga tocando con Tery no es razón para la confusión, inclusive podría haber sido al revés, es decir que Andy (Villanova) podría haber tocado con Tery porque ellos son amigos de toda la vida. Fueron circunstancias y yo quisiera aclararlo para que no se interprete otra cosa o que se piense en términos de buenos y malos, peleados y no peleados. Inclusive Tery y yo lo hablamos con Andy para que se entere de nuestra parte. Hay que aceptar que las cosas buenas también se terminan”. «

EL COMIENZO

EP debut de Arde la Sangre. 1. Hijos del dolor. 2. Lástima. 3. Un día de furia. 4.Fuego del cielo. Disponible en plataformas digitales de música.


Más material nuevo

Lo que vendrá para Arde la Sangre se vincula con algo que superará al EP recién lanzado. En el horizonte de 2022 se observa un larga duración en el que la banda ya trabaja con decisión. “Estamos trabajando en eso. Ya grabamos las baterías, las guitarras y los bajos. Falta la parte de las voces y algunas secuencias para terminar lo que será nuestro primer disco. Lo vamos a editar el año que viene”, adelanta Corvalán.