La sentencia fue dictada el 28 de junio pasado y puntualizaba “por resistencia a la autoridad y lesiones leves”. Mariana Gómez es la joven lesbiana agredida por un policía el 2 de octubre de 2017 mientras besaba a su esposa Rocío Girat en la estación Constitución: ese día fue declarada culpable y condenada a un año de prisión. Hace unas horas, su abogada defensora, presentó un extenso escrito ante la Cámara de Casación en el que se solicita la revocación de la sentencia argumentando que la jueza Marta Yungano realizó una errónea aplicación de la Ley, tanto del Código Penal en relación al delito de Lesiones leves.

Se asegura en el recurso que la magistrada condenó en violación del artículo 72 de ese Código; como de la aplicación de la Ley Nacional 26.687 (control de tabaco), en vez de la Ley porteña 1.799. Explica que la reglamentación nacional establece en su artículo 39, que su ámbito de aplicación es sólo nacional pero que las provincias y la CABA deberán aplicar su propia legislación, y en ese sentido, la 1799 no prevé la detención de la infractora, por lo que el arresto a Mariana, realizado en su oportunidad por el Oficial Rojo ”era ilegítimo y por tanto la resistencia” de la chica que estaba besando a su pareja en la estación no es delito. También solicita que se declare nula la sentencia en tanto “la Jueza valoró de manera arbitraria y prejuiciosa la prueba, ignorando parte de la prueba aportada por la defensa, e interpretando de manera arbitraria la que sí valoró”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La presentación fue presentada en la sede judicial del Tribunal en lo oral y correccional Nº 26. Como se había anunciado, la recién conformada “Coordinadora por la absolución de Marian” acompañó masivamente la presentación contra lo que calificó “el fallo lesbo-odiante” de la jueza Yungano. 

“Vinimos con la consigna de absolución para Marian pero también de destitución de la jueza, para que se conozca quién es esta mujer. El mismo día que a Marian la condena absolvió a un pedófilo por abusar de su hijo de ocho años. La lista de fallos similares es muy larga. Esta mujer falla como piensa. No puede estar en ese lugar y este fallo no puede quedar como precedente”, aseguraron referentes del colectivo, quienes agregaron: “El fallo, realizado por la jueza Marta Yungano, forma parte de una estrategia política, que es una decisión arbitraria y un claro avance de las políticas de adoctrinamiento de todo un sistema patriarcal decidido a adoctrinar al colectivo Lgbtiq+, y al movimiento de mujeres en su totalidad».

Mariana Gómez, de 26 años, se encontraba el 2 de octubre de 2017 junto a su esposa Rocío Girat, de 25, fumando y besándose en un andén de la estación Constitución, cuando los policías Jonathan Rojo y Karen Villarreal los interceptaron. «Estábamos fumando en un lugar sin paredes donde no había carteles y había más gente fumando», declaró Mariana, quien contó que Rojo se dirigió a ella diciéndole: «Pibe, ¡apagalo!». Tras esa situación, forcejearon; Villarreal perdió un mechón de pelo lo que fue calificado por la jueza como lesiones «leves». Por este hecho, Gómez fue condenada a un año de prisión en suspenso.