Los ministros de salud de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires coincidieron este lunes en decir que se registra una desaceleración en los contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El ministro porteño, Fernán Quirós, sostuvo que el distrito mantiene “una leve, pero sostenida disminución de casos diarios” de coronavirus al pasar de un promedio de 1.250 en el pico de la serie a unos 900 por día. Mientras que su par bonaerense, Daniel Gollan, destacó que en el primer cordón del conurbano y en la Ciudad de Buenos Aires “empieza a haber un descenso marcado de la velocidad de crecimientos de casos” de coronavirus.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Durante la conferencia que brindó en la sede del Gobierno porteño, el ministro resaltó también los sectores de la población donde se producen la mayor parte de los contagios y señaló que “cada vez es más claro que la enorme mayoría está entre los 20 y 60 años, es el grupo que más casos tiene pero el grupo que más fallecidos tiene, el 85 por ciento de todos los fallecidos de la Ciudad, es el que tiene más de 60 años con una edad promedio de 76,4 años”.

En cuanto a la situación en los barrios vulnerables, el Ministerio reiteró que la curva continúa “bien madurada” con casos estables desde hace varias semanas, con una tasa de letalidad de 1,1 por ciento.

Sobre la posible apertura de algunas escuelas para alumnos que perdieron el contacto con sus maestros, Quirós aclaró que “lo que la ministra (Soledad) Acuña está proponiendo no es la apertura de clases ni la presencialidad de los maestros, así que no veo ningún riesgo”.

El Gobierno porteño presentó la semana pasada ante el Ministerio de Educación de la Nación el protocolo para la apertura de “espacios digitales” en 634 escuelas de la Ciudad para unos 6.500 alumnos que quedaron desvinculados de sus colegios durante la pandemia.

Aunque Nación todavía no se expidió sobre si autorizará o no el protocolo, Quirós señaló que se trata de “un apoyo para los que necesitan un lugar más cuidado, con un protocolo muy cuidado y en muy pequeño número de alumnos, así que no vemos allí riesgo de contagios”.

Nuevos casos (promedio semanal)

Expansión entre cordones

Por su parte, Gollán reiteró que la Covid-19 es una enfermedad “que se va expandiendo como mancha de aceite”, expuso que la Ciudad registra unos 2.657 casos cada 100 mil habitantes; el primer cordón del Gran Buenos Aires 1.601; el segundo cordón,1.407 y 933 el tercero.

“Esta enfermedad no se queda quieta, sino que filtra hacia el resto de la provincia”, graficó Gollan y manifestó que desde la administración bonaerense se trabaja para “ir frenando la velocidad con que se disemina esa mancha de aceite” en pos de evitar que se sature el sistema de salud mientras se espera “una respuesta terapéutica”.

Luego detalló que la tasa de mortalidad cada millón de habitantes en CABA es de 636, en el primer cordón de 348, en el segundo cordón de 262 y en el tercero de 161 y resaltó que en territorio bonaerense “el 13,65% del total de los contagios” corresponde a barrios populares.

A la vez, subrayó que de las 6.012 camas de terapia intensiva existentes en todo el territorio bonaerense, el 50,33% están ocupadas y que de las 2.993 camas UTI del AMBA, está en uso el 62,85%.

Sostuvo que “hay una disminución de los tiempos de internación en terapia intensiva”, añadió que “bajaron también los contagios entre el personal de salud” y dijo que se sumaron tres nuevos laboratorios de diagnóstico en los que se realizan “9.100 testeos por día”.

Gollan precisó que la inversión total en equipos e insumos es de 3.500 millones de pesos; apuntó que los centros de telemedicina realizan 109.550 llamadas de control por día a pacientes y personas aisladas y celebró el aumento en la cantidad de donantes de plasma, que ya llegó a 718 con 1.810 pacientes transfundidos.

“Ello es salvar vidas y mejorar la gestión de la cama de terapia porque cada paciente que recibe plasma, evoluciona de forma positiva y no entra a terapia o sale antes de terapia”, consideró.

Por otro lado, se refirió al atraso en la carga de fallecimientos por coronavirus y aclaró que “existe una fantasía de que en el mundo muere una persona y se carga inmediatamente en los sistemas de registros”.

El ministro dijo que eso “no existe en el mundo” y expuso que “hay miles de efectores de salud en la Argentina que cargan el SISA, que está reconocido como uno de los mejores sistemas de registro de Latinoamérica”.

El funcionario detalló que “ahora empezó a cargar la información de forma importante el sector privado, que antes no hacía”.

El sanitarista puso de relieve que “todo se carga”, rechazó cualquier posibilidad de “manipulación” de datos y aclaró que “hay un error al decir que se están comunicando los fallecidos del día cuando es el reporte del día de los fallecimientos que se vienen produciendo”.