El Ministerio de Salud de la Nación informó el sexto caso de viruela símica en el país. Se trata de un hombre de 25 años que vive en Córdoba y que durante su viaje a México estuvo en contacto con una persona que cursaba la enfermedad.

El resultado se constató a partir de la prueba de PCR que llevó adelante el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI) de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos Malbrán”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde el área de Epidemiología de la provincia de Córdoba detallaron que la persona comenzó con síntomas como fiebre, dolor de cabeza fuerte y malestar en general el 19 de junio. El 20 arribó a la Argentina y recién el 25, cinco días después, realizó una consulta médica telefónica. Luego de la evaluación en un hospital, se enviaron las muestras necesarias al INEI.

Según la información aportada por la provincia, la persona permanece en aislamiento desde el día que llegó al país, el 20 de junio, y evoluciona de manera favorable con control domiciliario. «La investigación epidemiológica sigue en curso», informaron desde Salud.

Desde el 27 de mayo hasta el momento se confirmaron en el país seis casos con esta enfermedad, cinco con antecedentes de viaje. 

A nivel mundial, hasta el 22 de junio se reportaron 3413 casos confirmados en 50 países: el 86% se notificaron en Europa (2933), 11% en América (381), 2% en África (73) y menos del 1% en las regiones del Mediterráneo Oriental y en el Pacífico Occidental (26). Por el momento, el primer y único fallecido por este brote de viruela símica se registró en Nigeria.

Recomendaciones del Ministerio de Salud para la población

La viruela símica se transmite de una persona a otra por contacto cercano con lesiones, partículas respiratorias y materiales contaminados, como la ropa de cama. En el actual brote en distintos países no endémicos, los cuadros clínicos son leves y la mayoría presenta lesiones en diferentes partes del cuerpo, incluyendo genitales o el área perigenital, «lo que indica que la transmisión probablemente ocurra a través del contacto físico durante actividades sexuales», indicaron desde la cartera sanitaria.

Los síntomas más frecuentes son fiebre, dolor de cabeza, muscular o de espalda, inflamación de ganglios y cansancio. Entre uno y cinco días posteriores se agrega erupción en la piel, que pasa por distintos estadios hasta formar una costra que luego se cae. Las personas infectadas contagian hasta que se hayan caído todas las costras.

Se está observando en los casos fuera del continente africano que la presentación puede ser atípica ya sea con una o pocas lesiones, «e incluso se notificaron casos con ausencia de ellas –acotaron–; lesiones que comienzan en el área genital o perineal/perianal y no se extienden más; lesiones que aparecen en diferentes etapas (asincrónicas) de desarrollo; y surgimiento de lesiones previas a la aparición de ganglios linfáticos inflamados, fiebre, malestar general u otros síntomas».

Los modos de transmisión durante las relaciones sexuales siguen siendo desconocidos. Si bien se sabe que el contacto físico cercano puede conducir a la transmisión, no está claro aún qué papel juegan los fluidos corporales sexuales, incluidos el semen y los fluidos vaginales.

Como medidas de prevención se insta a evitar el contacto estrecho con casos confirmados y con personas que tengan síntomas compatibles.

Quienes presenten alguno de los síntomas descriptos deberán consultar de manera inmediata para ser evaluado por un profesional de la salud, utilizar barbijo adecuadamente colocado y evitar contactos estrechos con otras personas.