Las y los trabajadores esenciales de una pandemia que ya dejó de ser noticia –pese al aumento de contagios de las últimas semanas- continúan reclamando contra el cese de contratos y por mejores condiciones laborales y salariales por parte del Gobierno de la Ciudad. En el Hospital Ramos Mejía, en Balvanera, comienza la segunda semana de acampe en repudio al despido de siete enfermeras. La postal se repite en otros establecimientos.

“Comenzamos con el acampe el lunes de la semana pasada, porque el viernes anterior nos enteramos que el Gobierno de la Ciudad dejó sin trabajo a siete enfermeras que estaban ocupando cargos en áreas críticas como la Unidad de Terapia Intensiva, la Unidad Coronaria y las guardias. Ahora no sabemos cómo cubrir eso”, dijo desde el acampe el delegado gremial Claudio Gómez. Y añadió que todas habían sido contratadas durante la pandemia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Simultáneamente estamos reclamando porque no llegó el reconocimiento a trabajadores de salud que estuvimos en pandemia, con sueldos que nos obligaban a tener más de un trabajo. Significó para muchos un perjuicio para la salud y la vida”, resaltó Gómez y agregó: “Vamos a estar hasta que el GCBA pueda escuchar nuestro reclamo. No se resuelve desmantelando servicios de internación. La comunidad paga los impuestos para tener atención con recursos humanos suficientes en cantidad y calidad”.

Gómez remarcó que “hay despidos en todos los hospitales” y el acampe en el Ramos se resolvió en asamblea, tras haber realizado un paro el 26 de abril. “La gente está con mucha bronca. El personal decidió el acampe para seguir visibilizando el conflicto”.

El próximo 12 de mayo, día de las y los enfermeros, habrá un festival de reclamo en la puerta de ese hospital. Además de la reincorporación de personal despedido, piden “el reconocimiento salarial para los trabajadores de la salud; plus sanitario digno y aumento en las guardias técnicas y módulos”, entre otras cuestiones.

El plan de lucha sigue también en hospitales como el Durand y la ex Casa Cuna. El referente de la agrupación Hospitales de la Ciudad, Héctor Ortiz, señaló que se prepara para esta semana otra protesta en alguno de los establecimientos de salud porteños. “El tema de los despidos no ha mejorado. Se sigue dejando en la calle a la gente. Y en lugares como (la ex) Casa Cuna quedan tan pocos franqueros que tienen que estar haciendo un esfuerzo enorme para sostener el servicio”, ejemplificó.

Por el reconocimiento profesional

En tanto, la Asociación de Licenciados en Enfermería (ALE) convoca a una marcha de antorchas para este miércoles desde el Congreso hasta la Legislatura porteña, para reclamar que se ponga fecha al tratamiento del reconocimiento del sector como parte del escalafón profesional. Una iniciativa popular en ese sentido reunió más de 40 mil firmas que ya fueron presentadas, por lo que la normativa indica que el tema debe ser tratado en el recinto.

“Como Enfermería hicimos todo lo que teníamos que hacer para lograr nuestro justo Reconocimiento salarial, laboral y profesional. Paros, festivales, ruidazos, caravanas, acampes e incluso superamos las 40 mil firmas requeridas para que la Legislatura trate nuestro proyecto de Inclusión en la Ley N° 6035. Que los diputados/as y (el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez) Larreta le pongan fecha al reconocimiento”, exigen. Llaman además a un paro para el 12 de mayo, con concentración desde las 11 en el parlamento porteño.