–¿Sabes quién defiende a un químico en un juicio?

–¿Quién?

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–El Avogadro

El diálogo se inserta en la clásica secuencia hecha meme del Capitán América. Y es una de las herramientas pedagógicas que utilizan las y los docentes del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) desde que decidieron sumar los memes en la enseñanza a lo largo del 2020 y 2021.

La definen como “una exitosa metodología” para abordar temáticas que, por ahora, se ciernen al dictado del curso preparatorio de Química a las ingenierías. “Como resultado, se obtuvo una clara aceptación por parte de los alumnos, a partir de un espacio colaborativo, participativo y de debate”, remarcaron.  

Los memes son un clásico de época. Sirven para sobrellevar el encierro, un mal momento, un diálogo familiar, o hasta contar –no sin polémica ni debate– algo tan disruptivo y dramático como una guerra. Pero también están insertándose como un elemento más de la enseñanza, sobre todo a partir del aislamiento generado por la pandemia, buscando “entretener” y captar la atención de una audiencia con intereses cada vez más alejados de los clásicos métodos del aula tradicional.

Así lo explican desde el ITBA: “Teniendo en cuenta la dificultad que encuentran los educadores a la hora de despertar el interés de los alumnos que pasan del nivel secundario al universitario, cuya tendencia se intensificó durante el 2020 con el cambio de modalidad de la tradicional forma presencial a ‘remota’, desde la asignatura implementaron una herramienta educativa para captar la atención de los alumnos y fijar contenidos”. 

Las docentes del curso de Química a las ingenierías sostienen que utilizan esta estrategia “para sembrar expectativas en los alumnos a través de recursos que los adolescentes conocen y manejan a la perfección. Poder combinar esto con herramientas pedagógicas fue clave para que pueda incorporar nuevos contenidos”.

Cada semana publicaron tanto en 2020 como en 2021 un meme relacionado con los temas estudiados, dando después el espacio para que los alumnos se expresen. Al llegar al final de la cursada, realizaron un concurso de memes científicos, donde las y  los estudiantes mostrar los conceptos adquiridos en el transcurso de la materia. Además, votaron los mejores memes creados. “Esta estrategia generó en los alumnos un espíritu de sana competencia y mayor fluidez en la relación docente-alumno que estuvo limitada a las clases en forma remota”, indicaron. 

Los resultados de esta experiencia fueron presentados en el 5° Congreso Argentino de Ingeniería del 2021. En la exposición destacaron que “los alumnos pudieron desarrollar diferentes capacidades cognitivas, psicomotoras, de comunicación y de inserción social. Por otro lado, también permitió obtener un feedback para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje y poder hacer foco en las necesidades emocionales que los alumnos estaban viviendo”. 

Sobrellevar el momento

Los memes explotaron con la pandemia, el encierro y el aumento de la vida online de las personas. Una investigación publicada hace cinco meses por la Asociación Americana de Psicología reveló que ver estos contenidos ayudó a las personas a sobrellevar la pandemia: las personas que veían memes, comparado con quienes no lo hacían, mostraban mayores niveles de humor y emociones más positivas. Así, disminuía el estrés por la pandemia.

“A medida que la pandemia se prolongaba, me resultaba cada vez más interesante ver cómo la gente utilizaba los medios sociales, y los memes en particular, como forma de pensar en la pandemia. Descubrimos que ver solo tres memes puede ayudar a la gente a sobrellevar el estrés de vivir durante una pandemia mundial”, afirmó la autora principal, Jessica Gall Myrick, profesora de la Universidad Estatal de Pensilvania en Estados Unidos.

“Si todos somos más conscientes de cómo nuestros comportamientos, incluido el tiempo que pasamos haciendo scroll, afectan a nuestros estados emocionales, entonces podemos utilizar mejor los medios sociales para ayudarnos cuando lo necesitemos”, agregó.

¿Sirve también para la educación? Especialistas de diferentes partes del mundo, no solo Argentina, explican que todo lo que fomente la participación y el interés del tema a aprender, ayuda. Y el meme, en la actual cultural global de redes, no se puede separar de los procesos de enseñanza–aprendizaje. Con un asterisco: necesita de docentes que sepan de qué están hablando, de cómo se mueve y consume el alumnado, y qué aspectos son los relevantes para la enseñanza. El meme como un medio, y no como un fin ni como un hecho aislado.

De acuerdo a estudios, los memes potencian habilidades cognitivas como dominio del tema, creatividad, capacidad de análisis, síntesis, y refuerzan la ortografía, el ingenio y la capacidad de expresión. En México, investigadores de la Universidad Autónoma del Estado (UAEMéx), realizaron un trabajo para analizar el uso de memes en alumnos del cuarto semestre de la preparatoria “Dr. Pablo González Casanova”, dependiente de la UAEMéx. Concluyeron que “han resultado exitosos e impactantes en el aprendizaje de los alumnos”.